Seguridad

Datos médicos al precio de un café

  • Desde suscripciones online a tarjetas bancarias, todo se vende a precios de saldo en la Darkweb

El doxing es una forma habitual de compartir datos privados de otros.

El doxing es una forma habitual de compartir datos privados de otros.

Los ataques conocidos como doxing, una de las consecuencias más peligrosas a la hora de compartir datos personales en público, ya sea de forma voluntaria o involuntaria, recopilan los datos públicos de una persona y su venta en la Darkweb. Los investigadores de Kaspersky han analizado el precio que la seguridad personal puede costar en la red y han descubierto que el acceso a datos sensibles, como el historial médico o la información de identificación, pueden llegar a costar menos que un café.

La concienciación sobre los problemas de la privacidad está aumentando, sin embargo la mayoría de nosotros sólo tenemos una comprensión general de por qué es importante, de hecho, el 41% de los millenials españoles considera que es “demasiado aburrido” para ser víctima de la ciberdelincuencia. Y esto no es así. Por ejemplo, el doxing, que, en cierto modo es un método de ciberacoso, puede afectar a cualquier usuario que se exprese online o que no coincida con los valores de otros usuarios.

El doxing se produce cuando alguien comparte información privada sobre otra persona sin su consentimiento para avergonzarla, herirla o ponerla en peligro de alguna otra manera. Por lo general, los usuarios no esperan que la información personal se filtre al dominio público y, aunque si así es, no anticipan el daño que eso podría causar. Sin embargo, como demuestra la práctica, con abusadores especialmente decididos o usuarios malintencionados, el doxing puede llegar hasta el punto de piratear las cuentas de la víctima. Kaspersky ha analizado ofertas activas en 10 foros y mercados internacionales de la Dark Web.

La investigación ha demostrado que el acceso a los datos personales puede tener un precio de salida de menos de medio dólar por una identificación, en función de la profundidad y amplitud de los datos ofrecidos. Algunos datos personales siguen teniendo la misma demanda que hace casi una década -principalmente datos de tarjetas de crédito, acceso a servicios bancarios y de pago electrónico- y sus respectivos precios no han variado en los últimos años.

Los datos de la tarjeta de crédito cuestan entre 6 y 10 dólares, los de servicios de suscripción, entre medio dólar y 8 dólares. Datos completos de identificación valen como mucho 10$, mientras que el historial médico varía entre 1 y 30 dólares, por poner algunos ejemplos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios