Concha Velasco

"En 'Gran Hotel' conocí al verdadero Galiardo"

  • La vallisoletana, que interpreta a Doña Ángela en la serie, confiesa que nunca tuvo una buena relación con el actor pero que la serie de Antena 3 consiguió unirlos de nuevo.

Lo mismo canta que baila, interpreta una comedia que un drama o presenta un programa de televisión. Nada se le resiste a Concha Velasco (Valladolid, 1939). La veterana actriz está en el mundo, en la onda, y confiesa con total sinceridad que si sigue delante de una cámara, a sus 73 años, es porque necesita trabajar para pagar sus facturas. Trabajadora incansable, no abandona el teatro y está saboreando las mieles del éxito gracias al papel de Ángela, la gobernanta de la popular ficción de Antena 3 Gran Hotel. La serie que, sin esperarlo, le permitió reencontrarse con Juan Luis Galiardo, al que conoció con sólo 19 años, y reconciliarse con él. No obstante y aunque agradecida, asegura que en estos momentos le ilusionan más sus proyectos personales que profesionales. Ejercer de abuela es lo que más le llena en esta etapa de su vida. "Quiero dedicarle tiempo a mi familia, cambiar los muebles de sitio en casa y plantar un geranio. Esas cosas que hacen las señoras de mi edad", asegura.

-El destino quiso que se despidiera de Juan Luis Galiardo trabajando codo a codo con él...

-Juan Luis era un hombre arrollador. Desde que entraba en plató hasta que se iba era como un torbellino y un gran profesional, además de guapísimo. Jamás repetía una escena, conocía su personaje al dedillo, respetaba la marca, no era mal compañero... ¡Pero tenía un carácter! Galiardo y yo tuvimos nuestros roces en el pasado, nunca tuvimos una buena relación personal, pero eso fue cambiando poco a poco. Del "buenos días" del primer día de grabación en Gran Hotel pasamos al "Cuantas cosas te contaría si tuviéramos tiempo". El día que murió nadie se atrevía a decírmelo. Confieso que fue durísimo.

-¿Cómo fue el rodaje con él?

-Él entró en el equipo para varios capítulos pero hacíamos tan buena pareja que su participación se fue alargando. Nadie pensaba que se iría tan pronto. Se despidió un buen día en plató con la idea de volver, nos abrazamos y, como nunca nos llevamos bien, me dijo: "llámame mañana y sabré que me has perdonado". Y le llamé y hablé con él. Me dijo que estaba estupendo pero en una semana se fue para siempre. Como actor siempre le he admirado muchísimo y esta última etapa nos permitió acercarnos y reconciliarnos. Este año hemos despedido a Sancho Gracia, Carlos Larrañaga, Juan Luis Galiardo... Actores irrepetibles y únicos. Galanes de esos que ya no quedan. Bueno sí, ahí tenemos a Yon González, que es un chico maravilloso.

-¿Y cómo es trabajar con Yon?

-Es un buenísimo actor, tiene una voz preciosa y además es muy guapo. Se pega todo el día dando saltos por plató y le tengo que reñir. Me deja sin palabras cuando le dicen que tiene que llorar y sin pegarse ningún golpe contra la pared le salen las lágrimas a borbotones. Tiene una facilidad para interpretar digna de admiración. Soy su fan número uno. Vamos, que entra por la puerta y me tiemblan hasta las piernas (ríe).

-Ha sido un año intenso, de mucho trabajo. Sólo de 'Gran Hotel' ha rodado dieciséis capítulos. ¿Cómo lo ha vivido?

-Sí, han sido unos meses duros pero para todos. En mi caso, tengo un contrato por sesiones y sólo voy a uno o dos rodajes por semana. El día que voy grabo todas mis escenas y tengo que agradecer a mis compañeros, que son unos soles y los quiero mucho, que tengan esa paciencia. Amaia Salamanca tiene que venir a las seis de la mañana e irse al rato sólo para grabar una escena conmigo y Adriana Ozores puede llevarse varias horas sentada en el camerino maquillada, vestida y peinada para que grabemos juntas. Así, todos. El respeto y el cariño que me tienen es enorme y eso es maravilloso.

-Se nota que ama su trabajo...

-Tengo la obligación de amar mi trabajo, vivo de él y además me hace disfrutar. Gracias a este trabajo mi familia ha vivido muy bien. Sólo por eso, jamás hablaría mal de nada de lo que he hecho hasta ahora, aunque he de reconocer que algunos trabajos me han gustado especialmente y éste es el caso de Gran Hotel. También recuerdo con cariño a Teresa de Jesús o Herederos, otra serie que me llegó a una edad madura. Todas las actrices de mi edad no tienen la suerte de encontrar personajes de este nivel.

-¿Dónde está el secreto para mantenerse así de estupenda?

-Una buena faja (ríe). Tengo una carrera buenísima, una familia estupenda, a la que ahora quiero dedicarle más tiempo, y me he aceptado como mujer. Voy a tomarme la vida de otra manera y trabajaré menos. Más vale que me echen de menos a que me echen de más.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios