Toros El Cid corta la única oreja en la tercera de feria en Castellon

  • López Simón y Román se marchan de vacío con una corrida blanda y sin raza de El Pilar

El Cid, en una verónica a uno de sus oponentes, en Castellón. El Cid, en una verónica a uno de sus oponentes, en Castellón.

El Cid, en una verónica a uno de sus oponentes, en Castellón. / Domenech Castelló / Efe

El diestro Manuel Jesús El Cid ha cortado la única oreja del tercer festejo de la Feria de la Magdalena de Castellón, una tarde en la que se despedía de la afición castellonense y en la que tanto López Simón como Román se han marchado de vacío.

La oreja la ha cortado El Cid del cuarto, el único toro con verdaderas opciones de toda la corrida. El sevillano lo ha cuajado especialmente sobre la mano derecha en una faena bien acogida por los tendidos, que le han acabado premiando con ese trofeo, el último de su carrera en Castellón.

Antes, con el que abrió plaza, El Cid fue silenciado tras pasar de puntillas ante un animal manso, sin clase y muy justo de fuerzas.

A López Simón le ha correspondido un lote de pocas opciones, fundamentalmente por la escasez de raza y fondo tanto del segundo como del quinto. El madrileño trató de imponerse a las circunstancias a base de voluntad y de empeño, pero fue imposible armar faenas ante la falta de codicia y acometividad de sus oponentes, a los que pasaportó con dos buenas estocadas.

El primero de Román tampoco le brindó demasiadas posibilidades. Un toro en el límite de todo con el que el valenciano estuvo firme e insistente en la corta distancia, donde tiró también de recursos y efectismos que bien le hubieran granjeado un trofeo de haber utilizado la tizona con más contundencia.

El sexto fue un toro noble y manejable en lo poco que duró y con él Román estuvo intermitente y, al igual que en su toro anterior, demasiado fallón con los aceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios