Toros

Gutiérrez Luna defiende el mundo taurino y su pasión por Algeciras

  • El magistrado recuerda las figuras del toreo de la zona y aprueba el indulto, pero el merecido

El IV Pregón Taurino de Algeciras lo cortejó ayer un apasionado de este tierra, cordobés por accidente y enamorado de la Puebla del Río, ciudad sevillana en la que se crió. El magistrado Manuel Gutiérrez Luna, presidente de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Cádiz en Algeciras, fue el encargado de ocupar el atril de pregonero, esbozar su amor y defensa, con rigor y sabiduría, al mundo del toro.

Sus primeras palabras fueron para el Algeciras C. F., al que felicitó por el ascenso a la categoría "que nunca debió perder". Reconoció que no le resultó fácil realizar el pregón, "pero se trata de Algeciras", tierra a la que vino para estar un año y lleva ya 27, de la cual declaró que su familia y él "sentimos pasión".

Se mostró humilde entre los entendidos y pidió de antemano perdón por su inexperiencia, "aprendo de cada corrida de toros". Hizo paralelismos constantes con su profesión: "a lo largo de mi vida he toreado muchas faenas judiciales". Habló de su pueblo, destacando a Morante de la Puebla, al que definió de "icono se mire por donde se mire".

Recordó con humor su primera experiencia con un toro bravo, una anécdota que compartió en la que se vio acechado por uno. Disertó sobre los orígenes de la tauromaquia, la "bravura y nobleza" que lo representa. Del mestizaje entre toros, arte y cultura que provocan "un conglomerado que nos ha dejado auténticas joyas".

El magistrado tuvo un apartado para hablar de la situación del toro, calificando que está pasando uno de los peores momentos de su historia, el descenso de público, menos contrataciones y festejos, la falta de interés de la juventud. "La fiesta debe actualizarse", abogó por una mayor transparencia en la gestión empresarial y potenciar la fiesta. "Hace ocho años había 9 festejos, hoy sólo 3", lamentó. Sobre la "ilegalización" en Cataluña frente a la protección como bien cultural en Madrid señaló que "todas las personas tienen la libertad de acudir o no a los festejos".

Se centró además en el sabor de la feria taurina de Algeciras, recordó faenas históricas, e incluso lamentó que La Perseverancia destacando que "es un ejemplo de lo que nunca debió perderse". Recordó la reconciliación en el coso algecireño de El Cordobés y Miguelín; apuntó anécdotas de Miguelete, sobre el que pidió un homenaje ya; tuvo palabras también para Ruiz Miguel, Pedro Castillo o Salvador Vega. Aprovechó a su vez para subrayar que "echo en falta un torero que represente a Algeciras".

Se refirió a su vez a los indultos, lo cual calificó como "la mejor defensa de la tauromaquia, estoy a favor, pero del realmente merecido". Añadió al tema los casos que se han dado en Algeciras, desde el primero en La Perseverancia en 1963 hasta el último, el del año pasado en Las Palomas, que consideró "provocado, lamentable, nunca debió concederse", y defendió que a veces "el público puede sentirse engañado".

El alcalde, José Ignacio Landaluce, acompañó en la mesa al pregonero, junto al presentador del mismo Agustín Pérez Sendino. Ambos realzaron el amor del magistrado por la tauromaquia y la ciudad en sí misma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios