Entrevista. Curro Durán, novillero

"Si me embiste un novillo en Madrid, puedo resolver la temporada"

  • El torero utrerano, quien estuvo por encima de su lote en su última actuación en Sevilla, está a la espera de ser contratado en Las Ventas

El novillero utrerano Curro Durán. El novillero utrerano Curro Durán.

El novillero utrerano Curro Durán. / F. C. D.

Curro Durán (Utrera, 1993) es otro de los novilleros sevillanos con picadores, sin apenas oportunidades, que ha actuado este verano en La Maestranza. Resolvió su papeleta, quedando por encima de su lote. Su apoderado, su padre, el matador de toros Curro Durán, afirma que está a la espera de cerrar su contratación en Las Ventas de Madrid para este verano; “la única plaza que te pone en circulación”, según explica el novillero.

–Curro, ¿cómo analiza su tarde en Sevilla?

–Profesionalmente me ha servido mucho para coger confianza. Aunque no pude cortar orejas, estar por encima de los dos novillos te llena mucho; especialmente lo vivido con el capote en el cuarto, que luego no humillaba en la muleta y no transmitía. El primero se paró de repente”.

–Posteriormente ha toreado en Ceret.

–Y volví a tener mala suerte. Me tocó el peor lote. El primer novillo, de Cascón, en el capote se metía por dentro y arrollaba y en la muleta se paró muy pronto y acobardó. El otro, de Raso de Portillo, sabía lo que se dejaba atrás. En las dos únicas novilladas que he toreado este año no he podido demostrar nada.

–Ahora, ¿cuál es su situación?

–La cosa está bastante difícil. Espero que me pongan en Madrid y me toque un novillo que al menos medio se mueva. Si me embiste un novillo en Madrid estoy seguro que puedo resolver la temporada. Tal como está el toreo, Las Ventas es la única que puede ponerme a funcionar.

–¿Hasta qué punto está de complicada la situación para los novilleros con picadores?

–Está bastante difícil. Incluso toreros que han cortado oreja en Sevilla no están en novilladas.

–¿Qué debería cambiar el sistema?

–Abaratar los costes de las novilladas, como si fueran un espectáculo amateur.

En las dos únicas novilladas que he toreado este año no he podido demostrar nada”

–¿Qué le cuenta su padre de lo que sucedía en su época sobre este aspecto?

–Que cuando él toreaba estaba igual en el número de novilladas. Sólo que antes había menos toreros y ahora es más complicado.

–¿Se encuentra desalentado?

–No, aunque el estado anímico te afecta al no tener oportunidades. Hay que esperar a que llegue ese día.

–¿Y cómo lo afronta?

–Con la ilusión de saber que llegará tu día, el momento de demostrar lo que llevas dentro. Eso te hace sacar fuerzas de donde no las hay.

–¿Qué conclusiones ha sacado de su etapa como novillero?

–Te das cuenta que lo peor es que toreas muy pocas novilladas cada temporada y no puedes coger el ritmo.

–¿La alternativa?

–El año que viene. Todavía es pronto.

–¿Cuál es su máxima aspiración?

–Como todos, estar anunciado en todas las plazas y contratado con todas las figuras del toreo y competir con ellos.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios