Toros

Lances de Futuro pide a la patronal de espectáculos taurinos que rectifique tras abrirle un expediente

  • El empresario del Coso de Los Califas de Córdoba, José María Garzón, destaca el trabajo realizado pese a la pandemia y agradece el apoyo que ha recibido de la afición

Corrida de toros celebrada el 12 de octubre en Córdoba. Corrida de toros celebrada el 12 de octubre en Córdoba.

Corrida de toros celebrada el 12 de octubre en Córdoba. / Juan Ayala

Una vez concluida la temporada taurina, José María Garzón, cabeza visible de la empresa Lances de Futuro, ha roto su silencio mediante una carta abierta que ha dirigido a todos los que conforman el planeta de los toros.

En primer lugar, el empresario muestra su "agradecimiento a quienes no sólo han confiado en el trabajo de la empresa que gestiono", sino a "toreros, ganaderos, cuadrillas, ayuntamiento, Junta de Propietarios, medios de comunicación y, fundamentalmente a los aficionados", ya que sin ellos considera que hubiera sido imposible las celebración de los festejos que programó en El Puerto de Santa María y en Córdoba.

En su misiva, Garzón hace un breve balance de los proyectos que tenía previstos en la temporada, que se centraban fundamentalmente en "trabajar en Córdoba, lo que suponía nuestro debut en una plaza de primera categoría", así como "la llegada a otro coso de suma importancia como el de Santander, que, igualmente, significaba la incursión de nuestra empresa en el norte de España", objetivos que le ha sido imposible cumplir por la pandemia. Desde entonces, su única meta fue "hacer posible lo que en esas primeras semanas de confinamiento parecía inviable: abrir las plazas y dar toros".

Aunque la primera desilusión llego en Málaga, puesto que le fue imposible sacar adelante la organización al no encontrar "la colaboración necesaria", asegura que no cejó en su objetivo, logrando fraguar en El Puerto de Santa María una corrida de toros, con un cartel muy del gusto del aficionado, que a la postre le "costó el apoderamiento de Paco Ureña". La corrida, que se celebró cumpliendo todo lo previsto en la legislación adoptada por la administración, supuso un éxito, si bien "se originó una polémica que nunca pensé iba a servir para hacerme tanto daño a nivel profesional y personal", según Garzón. 

Fueron muchas las críticas sobre que no se habían respetado las normas marcadas por la Junta de Andalucía y especialmente críticos fueron algunos empresarios, así como por la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (Anoet), que incluso inició un expediente sancionador.

La Junta Directiva de Anoet acuso a Lances de Futuro públicamente de poner "en riesgo la salud pública", de haber "dañado la imagen de la tauromaquia" y de que su actuación tendría una relación directa en "los perjuicios económicos ocasionados a proyectos empresariales de Andalucía". Fue el momento en el que Garzón abandonó el cargo de vocal en la junta de Anoet.

El empresario taurino, José María Garzón. El empresario taurino, José María Garzón.

El empresario taurino, José María Garzón. / El Día

Con la polémica aún viva, Lances de Futuro se aventuró a organizar una corrida de toros en Córdoba el pasado 12 de octubre, que a la postre fue la única que se celebrara en la presente temporada en una plaza de toros de primera categoría, adaptándose a la nueva normativa dictada por la Junta de Andalucía, la misma, según manifiesta Garzón en su carta, que "quienes señalaban esta modificación de la normativa como imposible para celebrar festejos, también dijeron en su momento que con la anterior orden era inviable abrir las plazas de toros". José María Garzón trabajó para conseguir su objetivo y defiende que "se hizo público por parte de la Policía autonómica y de las autoridades de la Junta de Andalucía que no cabía acusación alguna contra mi empresa y que todo se había desarrollado con escrupuloso respeto de la normativa en vigor, incluida la promulgada para hacer frente a la pandemia.”

Muy a pesar del empresario, "Anoet sigue sin dar ninguna explicación" y critica que "la Junta Directiva de la asociación de empresarios taurinos tarde menos de 24 horas en difundir una nota anunciando un expediente sancionador sin fundamento jurídico ninguno y que, tres meses más tarde, tras haberse ratificado por las autoridades el escrupuloso respeto de la normativa aplicable, no se sepa nada de qué ha pasado con el citado expediente ni se haya hecho comunicado oficial alguno".

José María Garzón concluye que una vez "superado el nuevo reto que nos planteamos en Córdoba, donde fuimos capaces de abrir la única plaza de primera categoría de España a lo largo de este 2020, sólo nos cabe la satisfacción del deber cumplido. Y si ahora hago público mi malestar es por haber sentido dañada gravemente mi honorabilidad. Espero que la Junta Directiva de Anoet esté a la altura, rectifique públicamente y demuestre a todo el mundo que defiende la verdad por encima de cualquier interés particular".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios