Daniel Luque | Matador de toros "Tengo ganas de no parar y no perder este celo como torero"

  • El sevillano afronta este sábado un nuevo reto en Las Ventas tras su triunfo histórico en Bayona, que considera como un punto de inflexión en su carrera

Daniel Luque, en un reciente tentadero, preparándose ante el reto del próximo sábado en Las Ventas. Daniel Luque, en un reciente tentadero, preparándose ante el reto del próximo sábado en Las Ventas.

Daniel Luque, en un reciente tentadero, preparándose ante el reto del próximo sábado en Las Ventas. / Verónica Domínguez

Daniel Luque está arrollando en su temporada en la que se han desatado los elogios de la crítica especializada en su actuación en Bayona, ante seis toros, con un triunfo histórico –cuatro orejas y un rabo el pasado 14 de agosto– al que califica como un punto de inflexión en su carrera. El diestro gerenense afronta este próximo sábado un reto clave en Las Ventas en un cartel que comparte con Juan Leal y Juan Ortega, con toros de Puerto de San Lorenzo. El torero sevillano analiza todo ello y profundiza en su carrera y su vida con una renovada visión.

–Daniel, ¿cómo vivió el triunfo de Bayona?

–Ha sido un punto y aparte en lo personal y en lo profesional. Un salto cualitativo sobre todo por esa entrega y agradecimiento a esa afición. Miraba al tendido y veía a la gente emocionada. Si ellos se han vuelto a ilusionar, ¿por qué no voy ahora a ilusionar a los que antes había ilusionado? Francia ha sido un salvoconducto para mi carrera. No he visto vídeos de esa tarde. Últimamente quiero salir a la plaza libre, torear por intuición y no con la presión de que tienes veinte tardes por delante. Esa presión de ser figura del toreo me creó una gran ansiedad en los primeros años y yo quizás no estaba preparado para cruzar esa barrera

–¿Qué sucedió en el ruedo?

–La corrida, muy seria, de plaza de primera, no dio opción para muchas cosas. Además de la faena al toro de Pedraza de Yeltes, premiado con la vuelta, hubo otras faenas clave como la que hice al toro de Torrestrella, al primero de El Puerto y al primero de Pedraza. Con el capote, recibí a los toros de distinta manera. Conté con una gran cuadrilla que lo hizo muy bien. Y con la espada salí a estocada por toro;salvo en uno. Ya se sabe que en Francia se da mucha valía al matar bien.

"Quiero salir a la plaza libre, torear por intuición y no con la presión de que tienes 20 tardes por delante"

–¿Ha sido la mejor actuación de su carrera?

–No sé decirle. Es una cosa rara. Sí ha sido la más emocionante de mi vida.

–¿Cómo compara esta encerrona con las otras tres que ya hizo en otras plazas?

–La de Madrid me hizo daño. Tenía que haberla hecho ahora. Zaragoza y Almodóvar del Campo fueron buenas.

–¿En esta ocasión ha sido un punto de inflexión en su carrera?

–Para mí si. Después de la corrida, de paisano, iba por la calle con la familia y con la cuadrilla camino de un restaurante y la gente se levantaba en los veladores y me ovacionaba. Se me saltaron las lágrimas. Fue una tarde mágica. Francia, junto a Madrid, es la que más me ha dado.

–¿Qué trascendencia ha tenido en contratos?

–Las corridas que tengo me las he ganado a pulso. A día de hoy no me preocupo de eso.

"Cada vez que me he quedado fuera de Sevilla me ha dolido mucho, pero me ha hecho más fuerte..."

–Pero su apoderado –Roberto Piles– le habrá dicho si este éxito tiene recompensa...

–Si. Yo pienso que hay que seguir por el mismo camino.

Daniel Luque tentando Daniel Luque tentando

Daniel Luque tentando / Verónica Domínguez

–Como persona y torero, ¿qué conclusiones ha sacado?

–He fortalecido a Daniel. Luque es el torero. Ahora, cuando tengo que torear una becerra en el campo no duermo. Antes no valoraba las cosas. Si no eres libre en la plaza y hablo del hombre y del torero no puedes torear bien. Ahora quiero salir virgen como en mis comienzos.

–¿Por qué quedó descolgado del circuito?

–Algo habrá fallado. Aquí nadie te aparca. El responsable soy yo. Doy gracias a Dios de que me haya pasado en este tiempo porque hay solución. No he dado ni un sesenta o setenta por ciento de lo que puedo conseguir.

"Aquí nadie te aparca... No he dado ni un sesenta o setenta por ciento de lo que puedo conseguir"

–¿Ha cambiado en lo personal?

–Sí. Ahora estoy bien. Sufrí pérdidas. Mi madre. Mi suegra, que es como mi segunda madre. Soy sensible. Ahora me siento bien.

–¿Y como torero en qué debe mejorar?

–En todo. No se acaba de aprender. Pido equivocarme constantemente para poder avanzar.

–¿Qué debe dejar atrás?

–Nada. De vez en cuando debo acordarme de lo que he vivido y estar feliz por lo conseguido.

–La temporada.

La empecé desde cero, después de una enfermedad que me tuvo mal todo el invierno. Fue en Madrid y con victorinos. Salió bien. Muchos profesionales me felicitaron por la capacidad.

–Luego, numerosos triunfos, entre ellos Bayona ¿Qué espera ahora?

–Tengo ganas de no parar y no perder este celo como torero. Continuar con suerte y humildad.

–Ya está en capilla para el sábado ¿Qué se juega en Las Ventas?

–En teoría todo ¿Qué es el todo?... Nada. En el toro dos y dos no son cuatro.

–Analice el cartel.

–La ganadería –Puerto de San Lorenzo– es mi preferida. Tengo una gran amistad con esta familia. Los compañeros se lo han ganado. Juan Leal está en un momento extraordinario. Y Juan Ortega igual. Los tres encajamos como toreros de Madrid y el cartel tiene muchas condiciones. Tendríamos que tener los tres suerte.

–Le pongo en un aprieto. Si tuviera que elegir entre torear en Madrid o Sevilla ¿qué haría?

–No podría excluir a ninguna.

–Se lo digo porque hubo rumores de que usted era uno de los candidatos para sustituir a Roca Rey este sábado en La Maestranza.

–Cada vez que me he quedado fuera de Sevilla me ha dolido mucho, pero me ha hecho fuerte. Siempre he pensado que las sustituciones tienen que ser para el que triunfa y se la juega.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios