garcía navarrete. novillero

"No me importa pasar la línea roja; por eso fue la cornada en Madrid"

  • El torero jiennense ha comenzado la rehabilitación tras una dura cornada en el muslo derecho sufrida en Las Ventas el pasado 1 de mayo

Daniel García Navarrete, quien reaparecerá el 14 de junio en Sevilla. Daniel García Navarrete, quien reaparecerá el 14 de junio en Sevilla.

Daniel García Navarrete, quien reaparecerá el 14 de junio en Sevilla. / j. . cárdenas

La historia del novillero jiennense Daniel García Navarrete (Vilches, 1994) está marcada a sangre y fuego. Hace un año en Las Ventas sufrió una cornada en el cuello, otra en el muslo derecho y lo peor: fractura de la clavícula derecha, una lesión que arrastró durante la pasada temporada. Aunque parezca mentira, el torero, tras ser infiltrado antes de salir al ruedo cada tarde, era capaz de lidiar sus novillos y estoquearlos de manera brillante -sólo pinchó en una ocasión-. Después de ese sufrimiento, de nuevo el infortunio: fractura de la placa de titanio que le habían puesto en la clavícula -ni los médicos podían creerlo- y tuvo que pasar nuevamente por el quirófano. Con tan sólo un mes para prepararse volvió el pasado 29 de abril a Las Ventas en una novillada que era una auténtica corrida de toros; siendo herido en el muslo derecho, a la altura de la cornada sufrida en 2017. Ayer comenzaba la rehabilitación y sus entrenamientos en Colmenar Viejo, lejos de su Vilches natal, donde se preparará a fondo para su reaparición en los ruedos que tendrá lugar en Sevilla, el próximo 14 de junio, alternando con Carlos Ochoa y Daniel de la Fuente, con novillos de López Gibaja.

-Daniel, ¿cómo se encuentra y qué previsiones médicas hay?

-Tenía problemas, como no poder doblar la rodilla, pero me estoy recuperando de todo con la rehabilitación.

-Está siendo castigado duramente, ¿mala suerte o es que suele sobrepasar la línea roja?

-Hay compañeros a los que les cogen y todo queda en la voltereta. A mí, en cuanto me tocan, me meten el pitón. No me importa pasar la línea roja; por eso fue la cornada en Madrid. Sabía que en cada muletazo atravesaba esa raya. El novillo me avisaba, me daba en las espinillas, sabía que si me quedaba quieto me cogería. Me equivoqué porque la cornada vino después, a la hora de matar.

-¿Cuántas cornadas y qué percance le ha afectado más?

-Son seis cornadas y dos operaciones de clavícula. Lo peor ha sido, sin duda, la clavícula; teniendo que infiltrarme cada vez que salía a torear, con ese dolor... y aun así únicamente pinché un novillo.

"El año pasado toreaba infiltrado con fractura de la clavícula derecha y tan sólo pinché un toro"

-¿Cuándo reaparecerá?

-En Sevilla. Estaré al cien por ciento.

-¿Con qué García Navarrete se encontrará la afición sevillana?

-Sobre todo con un torero con actitud, que quiere hacer las cosas muy puras y sacar lo que llevo dentro. Me gusta el toreo puro y ceñido.

-Valore el cartel de Sevilla.

-Mis compañeros están preparados e irán a jugársela. Por mí no va a quedar. De esta ganadería sólo he toreado en tentaderos, pero tengo fe en esos novillos.

-¿Cómo nace su afición y cómo fueron sus comienzos?

-Viendo la chaquetilla de picar y la pata -protección que protege la pierna del picador- de mi padre -Antonio García-. Al principio, no quería llevarme a los tentaderos. A los quince años di el paso. Me vio entrenando. Me echó una mano y ahora toreamos juntos. Picó al toro que me cogió en Madrid. En ese sentido lo pasamos los dos muy mal. En Sevilla torearemos de nuevo juntos.

"Mi afición nace viendo la chaquetilla y 'la pata' de mi padre -Antonio García-, que es picador"

-¿Cuántas novilladas ha sumado?

-Alrededor de unas cuarenta sin picadores y una veintena con caballos.

-¿Qué conclusiones ha extraído de esta etapa?

-He ido aprendiendo el oficio, cómo hacer las cosas bien, estar en la plaza. Aunque tenga poca madurez, la actitud es lo importante. Quiero que digan que García Navarrete va a ser torero.

"En Sevilla reapareceré al cien por ciento. Soy un torero de actitud, al que le gusta el toreo puro y ceñido"

-¿De quén ha aprendido más?

-He aprendido cogiendo cosas de muchos toreros, pero sobre todo de los consejos del maestro Tomás Campuzano. Tengo fe ciega en su palabra.

-¿Piensa en la alternativa?

-Aún no. Para llegar a ese día uno tiene que haber triunfado antes en las plazas importantes. En estos momentos, todo depende de Madrid y Sevilla.

-¿Cuáles son sus sueños y su meta?

-Ilusionar a la gente, que vayan con ganas a ver a García Navarrete y torear como siento y que salga la gente hablando de mí, como el otro día en Madrid. Las puertas grandes y los triunfos ya llegarán con el tiempo. Ahora no miro más allá, Hay que trabajar mucho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios