Salir a comer en Sevilla

Cocina italiana contemporánea en un ambiente relajado

  • En La Grazia se sirve una selección de platos y postres populares de la gastronomía italiana, pasados por una óptica contemporánea.

Uno de los platos de La Grazia. Uno de los platos de La Grazia.

Uno de los platos de La Grazia.

La Grazia es un restaurante Italiano inspirado en las recetas tradicionales que se cocinaban en los conventos y monasterios durante la Alta Edad Media y el Renacimiento, custodios de la tradición clásica. De la necesidad de los monasterios de contar con los alimentos esenciales para la celebración de la Eucaristía surgió una cultura gastronómica que giraba entorno al mundo del vino y el trigo (pan y vino). Una cocina llena de jovialidad, color y frescura que con sus colores, formas y texturas representa a la perfección la esencia de la cultura mediterránea.

El chef italiano Gianluca Ricci. El chef italiano Gianluca Ricci.

El chef italiano Gianluca Ricci.

En La Grazia se sirve una selección de platos y postres populares de la gastronomía italiana, pasados por una óptica contemporánea. Una cocina sin artificios, repleta de sabor y amor. Algunas de estas recetas surgieron para alimentar a los campesinos de forma somera. Otros se elaboraban para celebrar las diferentes fiestas patronales, religiosas y eventos agrícolas del calendario: Cuaresma, Carnaval, Pascua, recogida de las cosechas, siembra y Navidad.

Producto de cercanía tratado artesanalmente. Producto de cercanía tratado artesanalmente.

Producto de cercanía tratado artesanalmente.

La carta de La Grazia está elaborada con materias de primera calidad, elaboradas diaria y artesanalmente con un alto grado de conexión con proveedores italianos y locales. Un genuino restaurante de cocina italiana contemporánea, donde se pueden probar elaboraciones únicas en un ambiente relajado y que aspira a ser un referente dentro del sector en la ciudad de Sevilla.

Cocina con mimo. Cocina con mimo.

Cocina con mimo.

La oferta gastronómica de La Grazia incluye algunos de los antipasti más populares del sur de Italia, además de lasañas, pastas de trigo artesanales y risottos (para los que se utiliza el típico arroz italiano, el risso vialone nano), que preparan siguiendo recetas tradicionales. Las carnes y pescados, elaboradas a la brasa, varían en función de la oferta de mercado. Y no hay que olvidar las delicias que salen de su “santo horno”: pizzas clásicas Tondas, suculentos calzones, mazzas y formatos más singulares, como la Scrocchiarella.

Pero sin duda alguna, el plato estrella es la pizza gourmet o Santa Pizza: Una bendición realizada con una secreta y ancestral selección de harinas biológicas de alta calidad molidas a la piedra. Un producto totalmente natural, con una masa esponjosa por dentro y crocante por fuera, elaborada en dos tiempos.

En primer lugar se introduce la masa en el horno, acompañada por pomodoro. En un segundo paso, y tras tres minutos de cocción, se le añaden una selección de ingredientes gourmet italianos o locales con denominación de origen. Con todo este cuidado proceso se obtiene una pizza única por su sabor que seguro te elevará a los cielos. Esta pizza es ideal para degustación, por su tamaño y por los exquisitos y únicos sabores que tienen cada una de ellas, elevándolas a platos gastronómicos (gourmet).

Los platos de La Grazia son únicos y exquisitos. Los platos de La Grazia son únicos y exquisitos.

Los platos de La Grazia son únicos y exquisitos.

No se puede dejar de lado su interiorismo, que ha tomado las referencias a una estética inspirada en el lenguaje neoclásico, que utilizaba formas puras como el triángulo, el círculo o el cuadrado, para crear un espacio de aire conventual, en el que priman la sobriedad y la armonía. Eso sí, se trata de una interpretación con un toque postmoderno, en el que se funden materiales primordiales como el mármol, la cerámica, la cal, la madera y el cuero, que, siguiendo también la usanza monástica, el espacio se ha dividido en cuatro áreas diferentes: En primer lugar, el “Belvedere”, una amplia terraza ajardinada para comer bajo el aroma de los jazmines. La “Bottega”, que dispone de una cuidada selección de vinos italianos y españoles. En el corazón del local está el “Forno”, un gran horno que se utiliza para cocer la pasta y el pan, cuya elaboración se hace a la vista del público. Y por último, el “Refettorio”, un espacio de comedor compuesto por mesas de diferentes tamaños y alturas. Un interiorismo que pretende llevarte a la esencia de la cultura mediterránea.

La Grazia ofrece una carta que incluye vinos, espumosos, cervezas artesanales, vermuts, bebidas espirituosas y licores Premium. Además de una selecta oferta de cocktails que se preparan con esmero y cariño.