Vivir

Rendido homenaje a la guitarra

  • El guitarrista flamenco José Luis Postigo ha creado un museo en el barrio de Santa Cruz que alberga una colección de 60 piezas

Uno de los instrumentos españoles más reconocidos y apreciados internacionalmente ya tiene un espacio en Sevilla que le rinde homenaje. José Luis Postigo, guitarrista profesional desde hace 45 años, hace realidad así un proyecto de vida. El Museo de la Guitarra se ha puesto en marcha con el fin de conservar este instrumento musical: "La guitarra española es parte de nuestro patrimonio y como tal, hay que cuidarlo", afirma el promotor de la iniciativa.

La colección cuenta con 60 piezas, a través de la cual se aprecia la evolución de tres siglos que ha sufrido esta originaria caja de madera. "El objetivo de esta exposición es hacer entender el desarrollo del instrumento, cómo empezó y cómo cambió a partir del siglo XVIII", explica José Luis Postigo. El músico siempre ha estado vinculado al mundo del flamenco y una de sus ilusiones era llevar a cabo esta idea: "Después de tanto viajar, me apetece menos moverme y montar esta recopilación. Era algo con lo que he soñado siempre".

Las diferentes guitarras que forman parte de la compilación muestran los cambios significativos que han sufrido sus estructuras. A finales del siglo XVIII, la guitarra contaba con tres barretas situadas bajo la tapa que aguantaban la tensión de las cuerdas. Más tarde en el año 1807, tenía ya cinco barretas. La incorporación de estas piezas mejoraban el sonido, pero es Antonio Torres Jurado quien revoluciona a nivel mundial el instrumento. A mitad del siglo XIX, Torres incorporó siete barretas a la guitarra y la dotó de un tamaño más o menos similar al que conocemos en la actualidad. Es a partir de este momento cuando surgen los primeros compositores. En España, se desarrollan escuelas de guitarra muy importantes que cuentan con grandes intérpretes. Una de ellas, la de Madrid, con Manuel Ramírez a la cabeza, está representada en esta muestra. Uno de los oficiales de Ramírez, Enrique García, deja el centro madrileño y se marcha a Barcelona a finales del siglo XIX donde funda una nueva escuela de guitarra. No sólo están representadas la escuela madrileña y la catalana, también está presente la sevillana con piezas construidas por el propio Antonio Torres (almeriense de nacimiento pero afincado en Sevilla) o Juan Solano. José Luis reconoce que hay algunas guitarras fabricadas por él mismo. La vida de este artista ha estado siempre muy vinculada a este instrumento. Su hermano le regaló su primera guitarra con tan sólo 7 años. Desde entonces, prácticamente, no se ha separado de ella. Ha grabado 60 discos acompañando, entre otros, a José Mercé, José de La Tomasa o Remedios Amaya. Postigo también ha sido reconocido con galardones como el Premio Manuel de Huelva en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba de 1983 y Premio Nacional de Guitarra concedido por la Cátedra de Flamenco de Jerez de la Frontera en el mismo año.

Esta Casa de la Guitarra no es un museo convencional, también es un centro cultural en el que se celebran conciertos de guitarra, espectáculos y diversas actividades relacionadas todas con el flamenco. "Algunas de las actuaciones de los próximos meses ya están confirmadas y otras van surgiendo poco a poco. Aquí se acoge a todo el mundo porque queremos que el centro tenga mucha actividad", cuenta el promotor de este museo. Este lugar, además, está abierto a propuestas didácticas con el fin de transmitir conocimientos sobre la materia a los más pequeños, desde clases para aprender a tocar hasta excursiones para que visiten la colección. Los asistentes a la exposición tendrán una ventaja: Podrán adquirir una entrada para cualquier espectáculo con el descuento del importe de la entrada del museo (3 euros).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios