Vivir

Tributo a un cervantino

  • El San Francisco de Paula rotula su biblioteca con el nombre del ex alumno y catedrático en Harvard Francisco Márquez Villanueva

Sesenta años más tarde, Francisco Márquez Villanueva vuelve a recorrer los pasillos del San Francisco de Paula. Antiguo alumno del colegio en la década de los 40 y profesor en los 50, este octogenario experto en la obra de Cervantes y catedrático de la Universidad de Harvard recibió ayer un caluroso homenaje por parte del centro que ha rotulado su biblioteca con su nombre.

Emocionado, Márquez Villanueva disertó sobre la importancia de las bibliotecas, "espacios de esperanza, construcción y avance". "No hay cosa más terrible que la muerte de las bibliotecas, una barbarie, el instrumento de los tiranos". En un discurso improvisado, este licenciado en Historia de América y doctor por la Universidad de Sevilla, habló de su estancia en Estados Unidos, donde reside desde 1959; de su labor como investigador en Harvard, "con una biblioteca que posee más de dieciséis millones de volúmenes"; y de lo ignorante que se siente en su universidad, pues "cada día recibo una lección de humildad al ser consciente de que soy más ignorante cuando salgo de su biblioteca de lo que era al entrar".

Al acto, presidido por el director del colegio, Luis Rey, acudieron, entre otros, Juan Gil, catedrático de la Real Academia de la Lengua; Luisa López Grigera, catedrática emérita de la Universidad de Michigan; Ricardo García Cárcel, reciente ganador del Premio Nacional de Historia; y Amidea Navarro, delegada del Casco Antiguo del Ayuntamiento de Sevilla.

Candidato al Príncipe de Asturias en 2009, Francisco Márquez, confesó sentirse en deudacon la familia Rey, vinculada al Colegio de San Francisco de Paula desde 1896. "Como agradecimiento, estoy donando parte de mi biblioteca personal al centro. Ya he enviado 30 cajas y pretendo mandar otras 100". Estos libros son de materias diversas aunque predominan los ejemplares sobre Historia y Literatura.

Autor de numerosas publicaciones sobre las aportaciones judías y árabes a la cultura hispanas, Francisco Márquez Villanueva es licenciado en Historia de América y doctor en la Universidad de Sevilla. Sin embargo, la coyuntura política de la España de los 50 le obligó a emigrar junto a su esposa a Estados Unidos. "Jamás pude ganarme la vida en España, no tuve la menor oportunidad. Yo no me dedicaba a la política, pero pensaba de manera diferente y nunca tuve ninguna ayuda para investigar en las universidades españolas". A pesar de no ser profeta en su tierra, Márquez Villanueva reconoce no sentirse "ni desafortunado ni proscrito", pero tampoco se plantea regresar a la tierra que lo vio nacer: "Tengo mi vida hecha en Estados Unidos. Allí viven mis tres hijos y mis cinco nietos". Como él mismo confiesa, "es inútil dar marcha atrás".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios