¿Dónde comer en Sevilla?

Viento fresco en las cenas sevillanas

Nueva terraza del Grupo La Raza Nueva terraza del Grupo La Raza

Nueva terraza del Grupo La Raza

Ya dijo el afamado escritor Arturo Pérez-Reverte que “todo aquí es ficticio, excepto el escenario. Nadie podría inventarse una ciudad Sevilla”.

Llegan las caras morenas y los carrillos “coloraos” por la fuerza del sol andaluz. Sevilla y su Lorenzo aprietan desmesuradamente y la valentía queda relegada a esas horas de la noche donde la luna lunera da un descanso gradual a la noche de la ciudad de los naranjos y azahares.

Cuando el cuerpo vuelve a la vida y la brisa dibuja las primeros rostros de alivio, el comensal sevillano se dispone a procesionar por las calles buscando marcos incomparables que la capital andaluza esconde para disfrutar de veladas de ensueño.

A las orillas del Guadalquivir, con permiso de Magallanes, el Grupo La Raza sigue creciendo y descubre su nueva T Raza Puerto (Muelle de las Delicias s/n). Con el marco incomparable de la Exposición Iberoamericana del veintinueve, esta colosal estructura que simula el casco de un barco abraza, en sus mil quinientos metros de eslora culinaria, una amplia y espectacular terraza a la proa y diferentes espacios interiores a la popa para disfrutar de veladas inolvidables bajo un nuevo concepto gastronómico que propone la fusión de cena, música con actuaciones en directo y copas para las largas noches de verano. Al timón, un Grupo Hostelero que con sus más de ochenta años de experiencia quiere deleitar a sus navegantes con sabores del mundo en una carta muy cuidada y donde priman los productos de calidad, véase en el lomo de novillo argentino o en un increíble atún de Barbate ligeramente picante.

Sabores orientales en la T Raza Puerto Sabores orientales en la T Raza Puerto

Sabores orientales en la T Raza Puerto

Si el feroz oleaje les deja en puerto, La Casa del Estanque (Jardines de las Delicias) es una buena opción para cobijarse. En el corazón de los Jardines de Las Delicias, rodeados de naturaleza, fuentes, estatuas y las reminiscencias de un viejo molino se erige este restaurante totalmente interior ideal para cenas especiales y copas entre amigos que ejemplifican la esencia de la noche sevillana. Anonadados por la belleza de la Bella Flor y la decoración moderna con toques de estilo vintage, los comensales podrán deleitar al paladar con platos de gran calidad como el carpaccio de vaca con rúcula y parmesano o tiradito de pato con cuscús y puré de orejones. Aunque el cielo estrellado enamore, el tocino, sin dudarlo, de postre.

Saluden a la Giralda desde la calle Guadalquivir antes de adentrarse en una casa señorial del barrio de San Lorenzo que esconde el mítico restaurante Casa Manolo León (calle Guadalquivir, 12). Agustín con la fuerza y carisma que le dejó en vida su hermano, alegra los días con una gastronomía tradicional con toques vanguardistas bajo un marco incomparable. Temáticas diversas en sus cuatro salones y un patio que enamora con su olor a buganvillas, plumbagos y jazmines y del que se puede disfrutar todo el año. En la intimidad familiar que el local ofrece, el comensal podrá degustar un ceviche de corvina y gambas o cigalas en tempura. Este apellido ruge como siempre y da de comer como nunca.

Aromas primaverales en un patio interior climatizado abierto durante todo el año en Casa Manolo León Aromas primaverales en un patio interior climatizado abierto durante todo el año en Casa Manolo León

Aromas primaverales en un patio interior climatizado abierto durante todo el año en Casa Manolo León

Por último dirijan sus andares a la Europa sevillana. La Alameda de Hércules esconde dos rincones perfectos para resguardarse del sofocante calor veraniego. Entre Amor de Dios y Trajano se encuentra El Gallinero de Sandra (calle Esperanza Elena Caro, 2) un local de ambiente elegante, con una perfecta terraza y cuya decoración gira en torno a la gallina. Sandra cacarea una carta que de la mano del chef Nacho Dargallo propone una cocina mediterránea en constante evolución y cambiante según los productos frescos del mercado. Entre sus especialidades los raviolis Wan Toon del gambas al tomillo y limón, huevos camperos estrellados o el tataki de corvina. Si deciden acudir a este gallinero, les aseguro que están dando con la gallina de los huevos de oro. Para finalizar, la nueva aventura del Grupo Hostelero “la vida en tapas” se llama La Terraza (calle Calatrava, 12). Queden perplejos con la naturaleza oculta, una selva en plena calle Calatrava donde el comensal, entre frondosa vegetación, solería y mobiliario en madera y acero podrá deleitarse con una ensalada de curry y mango, steak tartar, niguiri de boletus o salmorejo de remolacha. En definitiva, un estímulo para los sentidos. Un lugar donde jugar a ser Mowgli saltando entre tapa y tapa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios