Vivir

El escaparate inteligente

  • Una empresa sevillana diseña un dispositivo capaz de captar información útil sobre los transeúntes para los publicistas

Probablemente el sueño de cualquier publicista sea saber qué cara es la que pone el público cuando ve el anuncio, escaparate o campaña a la que ha dedicado cientos de horas de trabajo. Eso es precisamente lo que permite Sideview, un dispositivo ideado por la empresa sevillana Laboratorio de Tecnología y Cultura Add Lab y que la ha hecho merecedora del premio Innova que concede la Fundación Forja XXI en la edición de este año.

"Se trata de una tecnología de visión artificial que utiliza un dispositivo con una cámara que capta la presencia de personas en un entorno", explica Álvaro Romero, que es uno de los cuatro socios que componen Add Lab. Sin embargo, apunta, "el dispositivo no graba a las personas sino que registra datos tales como hacia dónde miran, cuánto tiempo o qué gestos ponen ante lo que se les muestra".

Instalado en un escaparate, por ejemplo, este sistema interactúa con los transeúntes captando de diferentes maneras su atención, lo que permite generar datos estadísticos útiles para adaptar y hacer más efectivo el mensaje publicitario. "Con este sistema las empresas de publicidad podrán saber qué productos gustan más, cuáles pasan más desapercibidos o qué es lo que llama la atención de los posibles clientes", detalla al respecto Álvaro Romero. "También puede tener otras aplicaciones en el mundo de la gestión cultural o en el de la empresa", concluye.

En el origen de Add Lab están dos empresas Prototec y Faccendo, la primera dedicada al desarrollo tecnológico y la segunda a la gestión cultural. "Ambas empresas habíamos colaborado en varios proyectos", cuenta Álvaro, que junto a María Cruces puso en marcha en su día Faccendo. "Un día nos dimos cuenta de que había un importante nicho de mercado para desarrollar aplicaciones tecnológicas de cara a la industria cultural y decidimos junto a Juan José Giraldo y Antonio López -la otra mitad de Add Lab y responsables de Prototec- probar suerte".

Y no les ha ido nada mal porque desde que pusieron en marcha Laboratorio de Tecnología y Cultura en mayo de este año han desarrollado proyectos tan diversos como un mapa sonoro de Andalucía -para el que han instalado sensores en distintos espacios culturales de la comunidad autónoma- o un pantalón-percusión "en el que la interfaz de salida es una persona".

Cuenta Álvaro Romero que "en Andalucía la cultura demanda cada vez más tecnología pero aún estamos lejos de lo que ocurre en países anglosajones, donde está mucho más extendido". De hecho, explica, "en muchos centros culturales y de arte la tecnología forma ya parte de la infraestructura original al igual que las redes sociales y otras aplicaciones".

Los cuatro socios, además de tener formación en Ingeniería Informática y Bellas Artes, son también músicos, una pasión que los une y que los ha llevado a abrir una nueva línea de negocio en Add Lab encaminada a "producir y a gestionar música y formación en tecnología musical".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios