Vivir

La figura de Rovirosa

  • La Parroquia de San Pío X acoge una exposición de paneles dedicados a la vida y obra del fundador de la HOACl Información Hasta mañana viernes en la Parroquia de San Pío X (Avda. de Las Letanías, 6), en horario de 18:30 a 20:30.

En Sevilla recuerdan a Guillermo Rovirosa por las numerosas conferencias y cursillos que impartió en la ciudad como fundador de la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica). A la figura de este laico, que nació en Cataluña en 1897 y se dedicó de lleno a la reconstrucción del movimiento obrero español en pleno franquismo, se dedica la exposición Guillermo Rovirosa, Apóstol del Mundo Obrero, que hasta mañana puede visitarse en la Parroquia de San Pío X, en Las Letanías.

Catorce paneles componen una muestra donde a través de fotografías y textos explicativos se llega a profundizar en la persona y trabajo de Rovirosa.

Nacido en el seno de una familia acomodada, se dedica profesionalmente a la ingeniería eléctrica. A pesar de provenir de una familia religiosa, el joven Rovirosa se mostraba combativo contra la Iglesia.

A los 33 años, cuando se traslada a París tras casarse, empieza a replantearse la figura de Jesucristo y se da su conversión a la religión católica. A su vuelta a España, estalla la Guerra Civil. Terminada la contienda, Rovirosa es condenado a seis años y un día de prisión por haber sido el presidente del comité obrero de la fábrica en la que trabajó en los últimos años.

La vinculación del catalán con la acción católica se inicia tras salir de la cárcel, un lazo que concluye con la fundación de la HOAC. "Es aquí donde vuelca sus conocimientos sobre Jesús y la experiencia vivida en la cárcel, ya que muchos de los presos de ese momento era gente vinculada con el movimiento obrero", cuenta Alfonso Alcaide, estudioso de la figura de Guillermo Rovirosa que ha aportado sus conocimientos a la exposición que organizan Javier Fito y Marina Teresa Botella.

Preocupado por la formación de los obreros y por acercar la figura de Jesucristo, el trabajo de la HOAC con Rovirosa al frente continuó siempre con el compromiso de apoyar a los que menos tenían. Esta etapa concluyó en 1946. En pleno franquismo, la actitud de Rovirosa resultó incómoda y la jerarquía eclesiástica, tras recibir la presión política, le pidió que dejase el mando de la HOAC. Es en ese momento cuando aparece la etapa más reflexiva de este personaje, que se dedicó a profundizar en la teología. En el año 1964 fallece, dejando una extensa obra hoy de actualidad en plena crisis económica y laboral. El reconocimiento llegó en 2003, cuando la Iglesia inicia el proceso de canonización de esta figura del trabajador.

La exposición Guillermo Rovirosa, Apóstol del Mundo Obrero es itinerante. Tras exhibirse en Córdoba, Puente Genil, Ávila y Madrid, próximamente se trasladará a Mairena del Alcor. El objetivo: dar a conocer el trabajo y la persona de quien es considerado uno de los padres de la refundación del movimiento obrero español.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios