Vivir

Una noche para volver a los 80

  • Hoy a las 22:00 llega al Auditorio Rocío Jurado el espectáculo 'Hija de la luna', en el que Robin Torres y su banda recrean la última gira de Mecano, de la que se cumplen 25 años

Si a estas alturas queda alguien que no haya sacado su espejo y coloretes invisibles al escuchar aquello de "sombra aquí, sombra allá", es que no se ha prodigado mucho por eventos nocturnos, ferias, verbenas y demás festividades musicales. Mecano marcó un antes y un después en el panorama musical español y, a pesar de que se acaban de cumplir 25 años de su última gira (Aidalai Tour), sus canciones forman parte de la cultura popular. Ahora, sus seguidores de siempre -y los de nuevo ingreso- están de enhorabuena. Con la actriz y cantante Robin Torres al frente, llega al Auditorio Rocío Jurado (hoy a las 22:00) el espectáculo Hija de la luna, que arrancó en 2016 en Sevilla (ciudad natal de la artista). En él, Torres y su banda rinden tributo a Mecano y la que fuera última gira de la formación.

El parecido de Torres con Ana Torroja es innegable, algo que le otorgó cierta ventaja a la hora de prepararse para el espectáculo. "Las dos tenemos el mismo tipo, similar corte de pelo y hasta tengo un lunar en un sitio parecido al de ella. Pero eso no quita que haya tenido que hacer un trabajo muy duro para afrontar este proyecto", asegura Torres. La que fuera concursante de La Voz ha vivido la preparación del espectáculo como la que va a enfrentarse a una obra de teatro, ya que en Hija de la luna recrean al milímetro aquella mítica gira de Mecano. "Es una labor más de actriz que de cantante. Los gestos son los mismos, la escenografía, los estilismos, todo. Es como una obra en la que yo tengo el papel de Ana Torroja, por eso me he estudiado el personaje a fondo. Si ella levanta la mano, yo también lo hago", apunta la joven.

No me imparta el esfuerzo y el sacrificio porque al final la gente ve a Mecano y ese es el objetivo"Antes sonabas en la radio y al día siguiente eras famoso, ahora hay demasiada información y la gente no se para"

Lo que parece una ardua tarea, para Robin se vuelve divertido. Apasionada de Mecano, asegura encantarle lo que hace. "Hacerle un homenaje a Mecano es muy complicado porque requiere mucho esfuerzo; sus seguidores lo miran todo con lupa y debes trabajar al máximo el espectáculo. Pero a mí es que me encanta y no me pesa el sacrificio y la dedicación porque al final la gente ve a Mecano sobre el escenario y ese es el objetivo del concierto", asegura Robin Torres. Tan similar resulta su espectáculo con el de Aidalai Tour, que muchos no se dan cuenta hasta avanzado el concierto de que la joven que está en el escenario no es una estupendamente conservada Ana Torroja, sino Robin Torres. Las tablas de la artista tienen como consecuencia que el público se crea de verdad el espectáculo.

Ella, para quien La Voz fue una enorme puerta a través de la que darse a conocer al mundo, empezó a formarse a los 14 años en canto, interpretación y danza, los tres pilares que quiere manejar para poder afrontar todos los retos profesionales a los que le apetezca enfrentarse. Estudió Arte Dramático, ha participado en películas, series, cortometrajes y está preparando un largometraje con el director Mario Venegas. Chica todoterreno y una auténtica polvorilla, tiene claro que seguir con el espectáculo de Mecano es su principal objetivo. "Su carrera duró diez años y la gira de 1988 también fue muy emblemática...", señala entre risas la artista. Pero no quiere cerrarse otras puertas, aunque reconoce que el mundo de la interpretación a veces resulta inaccesible o está reservado para los rostros de siempre. Algo a lo que se suma que la diversificación de medios y canales supone una desventaja a los profesionales del sector con respecto a sus antecesores. "Antes salías en televisión o sonabas en la radio y al día siguiente eras famoso. Ahora hay tanta información que la gente no se para en ella", señala.

Torres, para quien es la primera vez en el Auditorio, asegura estar nerviosa con respecto a su concierto de esta noche. "Es un nerviosismo positivo porque tengo muchas ganas de subirme al escenario y demostrarle al público todo el esfuerzo y lo bien que nos lo pasamos. Además, es una forma de revivir una gira única que a los más nostálgicos les va a traer muy buenos recuerdos", apunta la joven.

Para el que nunca coreó "el sombra aquí, sombra allá" es una ocasión ideal para hacerlo por primera vez. Para el que Hoy no me puedo levantar es la banda sonora de toda su vida, este espectáculo es la mejor forma de revivir una gira épica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios