Vivir

La provincia, un sabor diferente por Cuaresma

  • Una docena de firmas de dulces típicos y artesanos de los pueblos de Sevilla se exhiben hasta el domingo en la Casa de la Provincia

El disfrute culinario, al menos en Sevilla y su provincia, no está reñido con el recogimiento y la oración propios del tiempo de Cuaresma. Hasta el próximo domingo en el patio central de la Casa de la Provincia, la Diputación de Sevilla, en colaboración con más de una docena de firmas de varios pueblos, celebra la I Muestra del Dulce de Cuaresma de la Provincia de Sevilla, en la que los pestiños y las torrijas no serán los únicos protagonistas. Con esta iniciativa, la institución que preside Fernando Rodríguez Villalobos quiere "apoyar a los empresarios locales del sector de la repostería y la hostelería", ya que la crisis afecta especialmente a estos productos alimentarios que "no son de primera necesidad".

A lo largo de los 105 municipios que forman la provincia, las recetas tradicionales de estos manjares propios de la Cuaresma se conservan generación tras generación, con la premisa ineludible de realizarse "a nudillo", según explica Joaquín Santiago, propietario de Productos La Soledad de Brenes. Doce son los expositores donde se pueden degustar y adquirir estos dulces artesanos hechos con materias primas puras y de primera calidad que aseguran un "bocado irresistible al cliente", como señala Magdalena Diánez, del obrador Pionono Artesano en el Arahal.

Una ocasión para que los sevillanos más golosos conozcan de primera mano alguna novedad del sector, como la torrija de chocolate que sustituye el vino por leche y la miel por la crema de cacao, o los vinos y licores que se usan en este tipo de repostería y participen en las actividades preparadas para el fin de semana. "Cada cual tiene su receta y sus manos con lo que la variedad de productos es incalculable", apunta Pilar Ponce, que pertenece a la quinta generación de la Confitería Riaño, en el Viso del Alcor. De hecho, hay varias formas de hacer los pestiños o hay pasteles que reciben la misma denominación y son diferentes, como el gañote, que en El Rubio es el dulce hecho con una masa frita rellena de crema y en Villaverde del Río se pasa por miel.

Mención aparte merece la localidad de El Rubio. Un municipio de la Sierra Sur que, con menos de 4.000 habitantes, cuenta con "media decena de obradores" en sus calles, como explica Ana Belén Prado, gerente del Obrador Productos Ana Belén.

Además, no falta el café. Varios baristas de la provincia, entre los que destaca Mister Chava de Osuna, amenizan la visita mientras reivindican la cultura de este "fiel compañero del dulce en las meriendas y los desayunos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios