Vivir

Vuelven las visitas guiadas a la exposición de Eduardo Hoffmann en la Fundación Cajasol

Exposición de Eduardo Hoffmann en la Fundación Cajasol. Exposición de Eduardo Hoffmann en la Fundación Cajasol.

Exposición de Eduardo Hoffmann en la Fundación Cajasol. / Juan Carlos Muñoz

A partir del miércoles, 1 de julio, se retoman las visitas guiadas a la exposición Las ciudades construidas sobre otras ciudades de Eduardo Hoffmann. Siguiendo las indicaciones y medidas de seguridad, se realizarán de lunes a viernes, con una duración de 50 minutos, sin audioguías, y reservando previamente a través de la web (www.fundacioncajasol.com) o en la taquilla de la Fundación (C/ Álvarez Quintero).

El horario de las visitas será, en turno de mañana, a las 11:00 y a las 12:00, y por la tarde, a las 18:00 y a las 19:00. Los grupos serán de un máximo de 10 personas, siendo el precio por grupo de 30 euros.

Medidas de seguridad en la visita a la exposición

De acuerdo con lo establecido por parte del Gobierno de España en relación con las pautas a considerar dentro del Plan para la Transición, la Fundación Cajasol ha establecido un Protocolo de Actuación con una serie de medidas de obligado cumplimiento para poder garantizar un uso seguro de sus espacios y evitar poner en riesgo la salud de sus usuarios y visitantes.

En este sentido, todo usuario y visitante que acceda a la muestra, así como a cualquiera de las instalaciones de la Fundación Cajasol, deberá portar y usar obligatoriamente una mascarilla. Además, será necesario efectuar la desinfección de manos a la entrada en las instalaciones de la entidad. Para ello, en cada uno de los accesos, así como en los mostradores de atención al público, se dispondrá de gel hidroalcohólico.

El aforo estará limitado para, de esta forma, evitar las aglomeraciones de personas, tanto en el exterior o interior de las sedes y de sus salas, manteniendo en todo momento la distancia de seguridad obligatoria entre personas. Se priorizará el uso de las escaleras, antes que del ascensor. En caso de utilizarlo, se limitará el número de personas en su ocupación, señalizando en el propio ascensor la capacidad autorizada.

Por último, el número de personas que pueden acceder a los aseos de forma simultánea estará limitado a una persona y las fuentes de agua estarán inhabilitadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios