Desde mi córner

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Augurios de un final desagradable

La pretensión de Rubén de irse gratis al Levante encona la relación del futbolista con el Betis

Tiene mala pinta la situación en torno a Rubén Castro. Todo el apoyo que el club le ha dado en momentos muy procelosos, unido a la graciosa decisión de regalarle el millón de euros que los chinos pagaron al Betis por su cesión temporal, no se está viendo correspondido por el canario. Haciendo equipo con su agencia de representación, la llamada Bahía, está pretendiendo el santo y la limosna si no se le asegura la temporada 2018-19.

Rubén tiene inscrito su nombre con letras de oro en la historia del Real Betis Balompié, a ver quién va a dudar de que sus goles contribuyeron decisivamente a que la triste vida del club en el último decenio no fuese aún más desafortunada. Goles en cantidades industriales hasta el punto de llevarlo a lo más alto en la lista de goleadores verdiblancos. Y, naturalmente, la afición lo entronizó y ahí sigue, manteniéndolo como un icono cuasi sagrado, tal como se demostró el lunes.

Pero el clamor que le dedicó Heliópolis cuando reapareció como bético la noche del Leganés quizá no hubiera sido tan clamoroso de haber conocido el beticismo lo que el gran ídolo pretende actualmente. Quiere el jugador que le aseguren el curso siguiente pase lo que pase, juegue o no juegue, marque o no marque. Y si no es así, exige la carta de libertad para irse a un club que sí le asegura lo que queda de esta temporada y esa campaña más que el Betis no le confirma.

¿Y cuánto le pagaría ese club, el Levante, al Betis por el traspaso? Pues, ladies and gentlemen, nada, cero euros, gratis total. El Betis ha dicho que nones, que el que quiera peces que se moje el culo, léase que pague por él lo que se crea conveniente. Nada de esto ha cogido de sorpresa en Heliópolis, sobre todo desde que el futbolista prefirió entrenar en solitario casi dos meses y no bajo la férula verdiblanca. ¿Cómo acabará esto? Quién sabe, pero seguro que buena pinta no tiene.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios