Desde mi córner

Luis Carlos Peris

En el 92, todos partían de cero

No debería olvidarse que el Plan de Saneamiento se hizo para evitar una bancarrota que amenaza de nuevo

CUANDO el 92, el fútbol español estaba entrampado hasta las cejas y hubo de salir el Estado al quite para que el fútbol enterito no se fuese a hacer puñetas. Mediante un plan de saneamiento que salió, mayormente, del erario público, el fútbol español salió a flote y cuatro clubes lo hicieron todavía más, ya que se acogieron a las ventajas de los demás y a ninguna de sus sevicias. Esas sociedades fueron Real Madrid, Barcelona, Osasuna y Athletic Club y presentando un balance positivo, dicen que mediante unas sofisticadas ingenierías financieras, se quedaron como estaban, sin convertirse en sociedades anónimas.

Dieciséis años después y sin que nadie logre explicarse de qué manera, los cuatro siguen siendo meras sociedades deportivas en poder de su cuerpo social y sin correr el riesgo de que llegue alguien de poca fiabilidad y experto en barrer para dentro, no para dentro del club sino de su propia casa. Y en aquel 92, malhadado año para un montón de clubes españoles, se hizo tabla rasa, se eliminaron las deudas, incluso las de los que sufrían la conversión en sociedad anónima, y todos, absolutamente todos, partieron de cero. Nadie tenía ventaja sobre nadie y dieciséis años después dicen los expertos en cuestiones financieras que la deuda es mucho mayor que entonces.

En el Sevilla se hicieron muy mal las cosas entonces y tres años después estuvo con un pie, los dos durante varios días de angustia y estupor, en Segunda B y dos años después se iba a Segunda. En el dichoso 92, el Betis también partía de cero y después que sus socios desembolsaran más que ningún otro cuerpo social para cubrir el capital social. Las cosas fueron mal que bien hasta que llegó cierto entrenador bajito y con bigote con el que se le daba la vuelta a la tortilla del fútbol sevillano. Hoy se ha vuelto a volver dicha tortilla y la economía de guerra ha cruzado de acera sin que, como tantas y tantas cosas, alguien sepa explicarse por qué. A ver, ¿por qué?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios