Cruzada contra los veladores

  • Urbanismo elimina las mesas y sillas en la Campana y las reduce un 60% en la Avenida y un 80% en la calle San Fernando desde principios de año.

Comentarios 16

Mano dura contra el exceso de veladores en las zonas más turísticas de la ciudad. El año arrancará sin mesas ni sillas en la plaza de la Campana y con una reducción del 60% en la Avenida de la Constitución y un 80% en la calle San Fernando. Ésta es la primera medida del equipo de Juan Espadas frente a la proliferación de terrazas en el centro histórico. En el resto de zonas consideradas de actuación prioritaria pero que aún no cuentan con un plan de reordenación de usos no se concederán licencias o su renovación cuando exista denuncia formal contra un establecimiento y, tras la inspección, se compruebe que la actividad principal no está legalizada o carece de autorización de veladores. Tampoco se renovarán las licencias de veladores a aquellos solicitantes que hayan sido sancionados a lo largo de 2016.

De la Campana desaparecerán al menos las 29 mesas y 116 sillas que se montan a diario. Burger Kink dispone de una licencia vigente para abarcar una superficie de 47,51 metros cuadrados, con diez mesas, 40 sillas y dos sombrillas con seis separadores. McDonald's dispone de una licencia en vigor para abarcar una superficie de 34,57 metros cuadrados, con ocho mesas y 32 sillas. Cuenta con un expediente abierto de disciplina tras un acuerdo de la comisión ejecutiva de la Gerencia, que ordenó la retirada de los veladores que excedían de los autorizados. La confitería La Campana dispone de un permiso para abarcar una superficie de 33,95 metros cuadrados para once mesas y 44 sillas. A estos tres establecimientos hay que sumar los que utiliza la cafetería Starbucks. "Se trata de un tema controvertido donde los haya, donde hay que reconocer que hay una sensibilidad y una presión por parte de instituciones y foros respecto a ese binomio de ocupación de la vía pública y convivencia", destacó el concejal de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz.

Esta propuesta de ordenación debe ser ahora aprobada la semana que viene por la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo. Después será sometida durante dos semanas al correspondiente procedimiento de información pública para que los negocios afectados puedan presentar sus alegaciones si así lo estiman oportuno. Una vez contestadas las alegaciones, la reordenación será aprobada definitivamente mediante un nuevo acuerdo de la comisión ejecutiva en diciembre. 

Para la Avenida de la Constitución se propone una reducción del 60% de las licencias de veladores, así como una restricción del uso de elementos auxiliares. En este espacio se va a exigir también la presencia de separadores para el acotamiento y distinción de las terrazas siguiendo un modelo dado desde el propio Ayuntamiento. Sólo en la Avenida hay licencia para instalar un centenar de mesas y más de 350 sillas, aunque es evidente que en algunas horas del día y en determinadas fechas festivas la ocupación de la vía pública puede ser bastante mayor. Las terrazas cuentan también con sombrillas y numerosos elementos adicionales, como pizarras, separadores y otros reclamos publicitarios que distorsionan notablemente el paisaje del centro, amén de dificultar la circulación en vías que cuentan con el paso del tranvía, carriles bici y espacios peatonales. Los treces locales de restauración de la Avenida cuentan con algún tipo de infracción.

Para la calle San Fernando se propone una reducción del 80% de las mesas y sillas. En la adopción de estas decisiones, la Gerencia argumenta la necesidad de una utilización racional de estos espacios, de manera que prime el uso común general por parte de todos los ciudadanos frente a los usos privativos y con la máxima del respeto a la existencia de un itinerario peatonal accesible y a la preservación de la accesibilidad universal, incluso a las propias terrazas, que en muchos casos no cumplen con las condiciones exigibles. Muñoz apeló también a argumentos estéticos, de seguridad y el derecho al descanso de los ciudadanos, al tiempo que ha defendido el uso de la calle por el viandante y la obligación de garantizar el acceso de los vecinos a sus propias viviendas.

"La intención es que toda esta tramitación esté finalizada antes de final de año, de tal modo que los nuevos criterios puedan aplicarse a partir del 1 de enero de 2017", señaló el concejal de Hábitat Urbano. No se renovará ninguna licencia de veladores de estos tres espacios hasta la aprobación del plan de ordenación. En caso de que llegada la fecha límite establecida para la renovación anual de estas licencias -fijada para el 15 de diciembre- no se hubiera procedido a aprobar el documento, se procederá a la renovación de las licencias existentes en las mismas condiciones que se han venido aplicando hasta el momento. Una vez aprobada la nueva ordenación, las renovaciones otorgadas se revocarán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios