universidad

La Hispalense pide a la Junta poder gastar un remanente de 40 millones

  • Castro pretende desbloquear este año las listas de espera para las plazas de catedrático y acabar con los falsos asociados.

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, durante el desayuno informativo El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, durante el desayuno informativo

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, durante el desayuno informativo / Belén Vargas

Comentarios 1

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, ha solicitado a la Junta de Andalucía que le autorice a utilizar un remanente no afectado de unos 40 millones de euros, un sobrante económico no gastado por imposibilidad normativa que se enmarca dentro de las transferencias periódicas realizas por la Junta. Así lo manifestó este lunes Castro durante el desayuno informativo que la Universidad ofreció a los medios de comunicación con motivo de los dos años de mandato del rector. Este remanente es fruto del superávit de las cuentas anuales acumulado por la Hispalense en los últimos años y del dinero no ejecutado. Se trata de un "dinero ahorrado por la Universidad con mucho esfuerzo".

Existen proyectos de infraestructuras paralizados o que avanzan con lentitud por falta de financiación. Éste es el caso de la rehabilitación y reestructuración de la Antigua Fábrica de Tabacos como Campus de Humanidades, un proyecto que se aprobó en 2009 y del que sólo se ha ejecutado un 10%. Esta inversión de 40 millones de euros podría impulsar de forma definitiva demandas históricas como el campus de Humanidades o la nueva Escuela Politécnica Superior, cuyas obras están previstas que empiecen este semestre. "Ese dinero es nuestro", señalaba Castro. "Que nos digan en qué quieren que lo utilicemos, pero nos autoricen a gastarlo".

El rector reconoció este lunes que durante su mandato se han solucionado los problemas de tesorería que padecía la Universidad a pesar de que la Junta le sigue debiendo dinero a esta institución, aunque el rector no reveló a cuánto asciende esta deuda.

Siguiendo con el económico, Castro volvió a insistir en la necesidad de un nuevo modelo de financiación del sistema universitario público andaluz, que no se renueva desde 2011. El rector reconoció este lunes que el proceso está paralizado actualmente y a la espera de que la Junta convoque a los rectores. "Seguimos a la espera de un nuevo modelo de financiación. Un modelo plurianual y que dé suficiencia y con incentivos", indicó.

Más allá de estas dos peticiones, el máximo responsable de la Hispalense realizó un balance positivo de sus dos años al frente de la institución académica, un periodo marcado, entre otros asuntos, por el nuevo plan de bonificación de matrículas impulsado por la Junta, la reactivación de proyectos de infraestructura pendientes, los intensos debates sobre el sistema de elección del rector, la reforma estatutaria y la condena por abusos sexuales a Santiago Romero, decano de la Facultad de Ciencias de Educación. Sobre este último tema, la Universidad tienen previsto aprobar en el próximo Consejo de Gobierno, que se celebrará en marzo, la actualización del protocolo antiacoso actual, vigente desde 2013.

Con respecto al personal docente e investigador (PDI), el rector anunció que, con las 447 plazas convocadas en 2017 y con las previsiones de 2018, entre este año y el próximo se desbloquearán las listas de espera del personal acreditado para acceder a una plaza de catedrático y profesor titular, un proceso que se paralizó durante la crisis. Castro también mencionó los acuerdos en la sectorial andaluza de PDI que permitirán que ningún profesor tenga una carga docente por encima de 24 créditos, el reconocimiento de quinquenios y sexenios para el personal laboral o la inclusión del complemento autonómico en las nuevas ofertas. Además, se pretende normalizar este año los casos de falsos profesores asociados y el personal sustituto interino.

En cuanto a investigación y transferencia, la Universidad de Sevilla sigue mostrando "un músculo fuerte", según citó el rector. "Somos la tercera universidad española en número de patentes, sólo por detrás de la Politécnica de Madrid y la Politécnica de Cataluña, y la primera española en producción de patentes internacionales". La alianza con el Centro Europeo de Investigación Nuclear, la colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la fusión de los institutos de matemáticas de las universidades de Sevilla y Granada o la duplicación en los últimos años del número de cátedras de empresa son algunos de los logros de este ecuador del mandato en este campo.

El posicionamiento de la Hispalense en los rankings internacionales fue otro de los temas que trató. Según Castro, los resultados en estas clasificaciones, como la de Shanghái o QS, en 2017 han sido positivos, ya que se han mejorado las puntuaciones anteriores, aunque no se ha producido una evolución en el rango y continúa por debajo de las 500 mejores universidades del mundo. "Tenemos que saltar de peldaño", admitió el rector, que aseguró que se está trabajando para que la presencia de la Universidad en estas clasificaciones sea la mejor posible.

A pesar de las alegrías y disgustos de estos dos años, Castro aseguró que "sabiendo hoy qué es ser rector y lo que conlleva", volvería a presentarse, y concluyó alabando el sistema público andaluz y pidiendo su defensa en los medios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios