sevilla - liverpool | informe técnico

El Mudo por N'Zonzi, cambio que vale por 5

  • Pizarro, Banega, Sarabia y Mercado, mejor con el ajuste

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Dos cosas quedaron claras como el agua clara cuando acabó el hermosísimo partido litigado ayer en Sevilla: que Nervión se ha ganado a sangre y fuego la fama de plaza casi inasequible en Europa, por una parte, y que el equipo que allí mora, hoy, funciona mucho mejor sin ese doble pivote Guido Pizarro-N'Zonzi. Fue cambiar al gigante francés en el intermedio, cuando todo parecía perdido -incluso cuando hablamos del Ramón Sánchez-Pizjuán en Europa- y el juego fluyó sin remisión a borbotones. Pizarro estuvo más centrado de ancla, sin nadie que pisara sus mismos terrenos; Banega, algo más atrás, no fue tan hostigado como en la mediapunta y de cara lanzó a un lado y otro; el Mudo ejerció de mediapunta profundo, unió líneas; y Sarabia, desplazado a la derecha, dio salida en ataque y de forma indirecta hizo mejorar a Mercado, más centrado en apoyar a Geis aun ensayando, de vez en cuando, algún que otro pase fallido más. Cinco cambios en uno. ¿Tomará nota Berizzo?

Defensa

Que Geis tenga que tragarse el sapo que se tragó en la primera mitad no es su culpa. Es culpa de quienes planificaron la temporada con esa nómina de quebradizos centrales. Como además toda la banda derecha fue para Mercado y el Liverpool invitó al Sevilla a que sus ataques desembocaran en el argentino, al final éste pisó más el mediocampo del rival que el suyo -para poco de provecho- y toda la zaga se desajustó ante las balas rojas.

En el medio, mientras, Guido Pizarro y N'Zonzi no se distribuyen los roles cuando actúan juntos y al final, por dentro, no tapaba nadie. El Sevilla se desnudaba una y otra vez ante el lanzador Coutinho y ese trío velocísimo que integran Salah, Firmino y Mane.

Ataque

En la primera parte, tras el 0-1, Sarabia por dentro conectó con Banega y Nolito en algunos robos con los reds saliendo. Así llegó el palo de Nolito y el balón cruzado de Ben Yedder.

Lo mejor, sin embargo, llegó con ese referido ajuste del intermedio.

Virtudes

Casta, orgullo. Y fútbol del bueno tras el descanso.

Talón de aquiles

Con Pizarro y N'Zonzi no carbura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios