Sevilla - levante | la previa

Obligado a limpiar una fea mancha

  • El Sevilla debe sacar con brillo el incómodo partido con el Levante para seguir pujante en la Liga y, sobre todo, hacer olvidar ya lo del Bernabéu

Marcucci junto a varios jugadores en la ciudad deportiva Marcucci junto a varios jugadores en la ciudad deportiva

Marcucci junto a varios jugadores en la ciudad deportiva / Víctor Rodríguez

Comentarios 1

Cuando sea mayo podrá decirse qué será de este Sevilla que entrena en el paso del otoño al invierno Ernesto Marcucci por la baja médica de Eduardo Berizzo, pero por ahora todos deben asumir, cuerpo técnico y dirigentes, que la afición no termina de engancharse al equipo cuando sufre otra desilusión. Los relampagueantes estallidos de júbilo vividos ante el Liverpool y las tres victorias consecutivas en la Liga dieron paso a un nuevo y abrupto hoyo. El Santiago Bernabéu, como tantas otras veces, fue la sima donde el Sevilla se hundió para sonrojo de los suyos, que revivieron de forma humillante lo de Moscú y Mestalla. Cada partido es distinto y tiene sus circunstancias, como bien dice Marcucci. Pero no es menos cierto que la última mancha es muy, muy fea y el Sevilla debe borrarla cuanto antes. Además, el triunfo es necesario para no descolgarse del tren de los cuatro de arriba.

Para que vuelva a lucir cuanto antes la imagen del Sevilla de la forma más lustrosa posible, una victoria con goles sería lo ideal, aunque quedará indeleble la huella de que en los grandes estadios a los que ha visitado no ha sido capaz de arañar ningún punto, salvedad hecha del Villarreal, un aspirante a grande. En la segunda vuelta, cuando todos los grandes de la Liga, grandes de verdad, visiten Nervión, tendrá este Sevilla la ocasión de devolver las distintas afrentas. Pero hoy se trata de otro asunto, se trata de recomponer la figura tras otra goleada que ha puesto en la picota de nuevo todo el proyecto, desde la elección del entrenador hasta la configuración de una plantilla con exceso de veteranos y defecto de musculatura, cultura defensiva y gol.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

El giro que Monchi empezó a acometer hace dos años para darle una vuelta de tuerca al equipo sobre la exquisita idea de la calidad ha dejado en esta segunda temporada de la nueva era una capa cada vez más gruesa de incertidumbre sobre la capacidad competitiva del Sevilla, que desde fuera ven aminorada y desde dentro defienden incluso con gesto torcido. A Marcucci, por ejemplo, se le notó esa mueca de enfado ante las críticas generalizadas sobre esa capacidad de competir. Más de una vez se quejó en su comparecencia que se etiquete a este Sevilla como un equipo "que no compite". Pero compitiendo y superando a rivales, sean de la especie que sean, es como se desmonta ese sambenito que tanto incordia y se defiende de verdad que este equipo "tiene muchas cosas buenas".

Una de ellas es su fortaleza casera y el necesitado Levante, con un partido ganado de los últimos diez, no parece que se presente como un coco. Aun así, la precisión y la rapidez en la circulación del balón, la agrevisividad en la presión, el repliegue rápido tras cada pérdida son necesarios ante cualquier rival de Primera División so riesgo de sufrir un susto desagradable.

La cita tiene acicates sentimentales, como la victoria mil o el partido 416 de Jesús Navas

Para buscar eso no parece que el tándem Berizzo-Marcucci vaya a tocar mucho el equipo que alinearon en el Bernabéu. Además del relevo de Carole por Escudero, que estaba tocado en Madrid, es fácil prever que Ben Yedder entrará en el ataque por Muriel, y es muy probable un doble cambio de las alas, aunque es más fácil que Sarabia releve a Jesús Navas a que Nolito le ceda su sitio al apático Correa. Y puede ser un buen día para probar a Geis en la medular.

En el Levante, Muñiz recupera a una pieza importante para darle consistencia a su centro del campo, en el que el ex sevillista Campaña ha tenido que desdoblarse en la función de medio creativo y de contención. Lerma vuelve después de lesionarse con Colombia en noviembre y con él ganará fibra estructural la medular levantina, un dato a tener en cuenta a la hora de darle ritmo al partido. Arriba, el veterano Morales supone el mayor peligro y la ausencia de Bardhi abre una incógnita en la mediapunta. ¿Campaña más adelantado? ¿Ivi en la derecha?

Por lo demás, la cita presenta un par de acicates anecdóticos, más significativo uno que otro. El Sevilla podría lograr su victoria mil en Primera División y Jesús Navas, si juega aunque sea un minuto, se convertirá en el futbolista que más veces ha defendido el escudo del Sevilla. En el Bernabéu, de forma muy triste, igualó a Pablo Blanco con 415. Tales efemérides merecen un esfuerzo del colectivo para, de paso, que no se quede indeleble esa fea mancha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios