sevilla - las palmas | la previa

Pulso de cirujano en una pirotecnia

  • El Sevilla debe aislarse del ambiente hostil asegurado en contra de Vitolo en su regreso para continuar arriba

  • Vuelven Escudero, Pareja, Kjaer y Jesús Navas

Éver Banega escucha las explicaciones de Berizzo. Éver Banega escucha las explicaciones de Berizzo.

Éver Banega escucha las explicaciones de Berizzo. / José Ángel García

En el Ramón Sánchez-Pizjuán se litigan este miércoles dos partidos. Uno de fútbol, once contra once, y otro en todo lo que rodea este bonito deporte que se convierte a veces, por situaciones extradeportivas, en un vomitivo espectáculo en el que es fácil quedar retratado. Lo que pase en la grada irá por un lado y los comités y los despachos dirimirán y lo que pase en el terreno de juego será lo que quede para el grupo que comanda Eduardo Berizzo, que persigue el objetivo de mantenerse en todo lo alto de la clasificación de la Liga Santander, inclusive más arriba de donde se sitúan de momento rivales como el Real Madrid de Zidane o el Atlético de Simeone, precisamente el próximo contrincante a cuatro días vista una vez acabe la dura batalla de esta noche de miércoles.

Porque el estadio nervionense será hoy una pirotecnia con un foco claramente centrado en el ex sevillista Vitolo, que vestirá de amarillo como resultado de la monumental arana perpetrada en complicidad entre los dirigentes de la UD Las Palmas y del Atlético de Madrid para burlar la sanción que pesa sobre éste y que le impide fichar jugadores hasta el próximo mes de enero. Claro está que con el consentimiento total y absoluto del protagonista, actor principal del acto de "traición", como así lo considera tanto el Sevilla como su hinchada, que el poder del dinero -si sucio o no ya es una cuestión subjetiva- convenció para de la noche a la mañana (literalmente) dejar tirado como una colilla al presidente José Castro.

Éste ha pedido "indiferencia" al sevillismo para evitar lo inevitable, la sanción que se le avecina al club por los insultos que hoy escuchará el futbolista nacido en la isla y que una vez fue ídolo en Eduardo Dato. Está por ver si se quedará en económica o irá más allá, amenaza de cierre incluida. Todo dependerá de lo fino que esté el oído del informador de LaLiga, que para tal caso es especialmente sensible en este estadio como han demostrado no pocas experiencias anteriores.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Todo eso, incluida la tensión que se masque en los sillones del antepalco, serán cuestiones de las que deberá imbuirse, impermeabilizarse, aislarse... el equipo que dirige Berizzo y que anda lanzado atendiendo a los resultados obtenidos. Será, por tanto, esencial exhibir pulso de cirujano, mantener en todo momento el control y la calma y no dejarse llevar en exceso por la crispación generalizada que reinará en el ambiente. Es lo que menos conviene a un equipo que, por poner los ejemplos más recientes, ha desplegado un fútbol más cercano a lo que quiere su entrenador (también los sevillistas) en las segundas partes. Tanto en Anfield como en Montilivi, el cuadro nervionense no encontró los mecanismos para llegar a su objetivo, en el caso del Liverpool contener su ataque físico y potente y en lo que se refiere al Girona someterlo en su área y generar ocasiones de gol y llegadas efectivas y reales.

Para ello Berizzo debe dejar a un lado las rotaciones. O no, porque al doblar la esquina está la exigente prueba del Wanda Metropolitano, un duelo que puede dar la primera buena medida de lo que puede llegar a ser este proyecto que los propios gestores han dado en llamar el de mayor inversión económica realizada en toda su historia, recientemente recalculada con el punto de origen en 1890 nada más y nada menos.

Con Pizarro y Nolito fuera de las órdenes del entrenador cordobés por dolencias físicas, la identidad de los once elegidos por Berizzo para la complicada misión en el polvorín en que se convertirá el coliseo sevillista es una incógnita que el propio responsable de decidirlo ha reconocido su dificultad. "No tengo un once tipo; tengo una plantilla de 25 hombres", recordó el argentino en su rueda de prensa anterior a la cita con el equipo canario, en la que deben recobrar su protagonismo futbolistas como Jesús Navas, Escudero o Ben Yedder, aunque hay quien piensa que las prestaciones que Muriel exhibió en Gerona o Liverpool son suficientes para que el fichaje de mayor coste económico de la historia tenga ya rango de actor de primera línea.

Enfrente habrá un equipo que, al margen de la presencia de Vitolo o no en el once (también es bastante probable que esté en el banquillo), le complicó notoriamente al Sevilla de Sampaoli la última comparecencia en este escenario, un choque que salvó sobre la bocina un penalti discutido provocado precisamente por Vitolo y, ya en el descuento, un gol de Carlos Fernández, ese delantero que antes de lesionarse era ya hombre de pleno derecho de la primera plantilla y que a su vuelta tras su recuperación se encontró con que la planificación con respecto a él cambió.

Los puntos se disputarán en el verde y ahí nadie podrá influir, pero que la mecha entra impregnada de gasolina en la pirotecnia nadie lo duda...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios