juan ortega. matador de toros

"Ahora sí estoy preparado para triunfar ante una oportunidad"

  • El diestro sevillano comenzará su temporada debutando el próximo 1 de marzo en la plaza de toros mexicana de Jerez

El diestro sevillano Juan Ortega, ayer, delante del Ayuntamiento de Sevilla. El diestro sevillano Juan Ortega, ayer, delante del Ayuntamiento de Sevilla.

El diestro sevillano Juan Ortega, ayer, delante del Ayuntamiento de Sevilla. / juan carlos vázquez

El matador de toros Juan Ortega (Sevilla, 1990) arranca su temporada el 1 de marzo en un festival en la plaza de toros mexicana de Jerez, donde también actuará el día 8 en una corrida de toros. Supondrá su debut en América. El diestro afirma: "Estoy muy ilusionado con mi presentación en México. Además, en España también hay tres o cuatro cosas prácticamente rematadas, entre ellas Guadalajara". El torero, ingeniero agrónomo, entrena intensamente bajo la batuta del maestro Pepe Luis Vargas, su apoderado.

-Juan, ¿cómo está llevando la preparación en el campo?

Con el maestro Pepe Luis Vargas he ganado mucho, tanto en la mentalización como en la técnica"Quiero presentarme en Sevilla. Debo ser de los pocos matadores sevillanos, si no el único, que no lo ha hecho"

-Llevo más de una docena de tentaderos, he toreado una treintena de becerras y he matado tres toros a puerta cerrada.

-Prácticamente está inédito, ¿cuántos festejos sumó el año pasado y cuál fue el balance?

-Dos corridas de toros, en Cebreros y Checa, y dos festivales, en Villanueva de la Fuente y Alustante. En Cebreros corté dos orejas en una corrida de Los Ronceles y en Checa, donde lidié un toro de Guadalmena y otro de Joselito, corté tres. En el festival de Villanueva corté un rabo a un toro de Samuel Flores y en Alustante cuatro orejas en una corrida de Benito Mora.

-¿Y en cuanto a sensaciones?

-La tarde de Cebreros fue muy buena. Este año pasado he notado mucho ese punto de más, ese plus, que me ha dado el maestro.

-¿En qué aspectos ha evolucionado más junto a Pepe Luis Vargas?

-En la mentalización en cómo afrontar una tarde, en cómo dominar los miedos. Y técnicamente, entre otras cosas, en estructurar las faenas. Antes salía a torear; ahora salgo a construir con la lidia y luego a torear. Si echo la vista atrás veo que he crecido mucho, aunque he toreado poco. Ahora sí estoy preparado para triunfar ante una oportunidad y puedo aprovecharla. Antes tenía muchas carencias.

-¿Ha llegado a cambiar el concepto de su toreo?

-Sigo siendo yo. El concepto continúa siendo el mismo, con un toreo clásico, dando el pecho, cargando las suertes y toreando con los vuelos de los engaños.

-¿Cómo está transcurriendo su carrera?

-Todo ha transcurrido bastante rápido, aunque llevo toreando desde los nueve años. Me ha venido todo bastante rodado y estoy satisfecho, aunque no estoy ahora mismo en la situación que me gustaría. Quiero estar lo más arriba posible, pero no me siento frustrado.

-De lo que tiene pendiente, ¿qué es lo más apremiante?

-Quiero presentarme en Sevilla. Debo ser de los pocos matadores de toros, si no el único, que no se ha presentado en La Maestranza. Es mi tierra, mi plaza, mi sueño, donde he vivido los toros desde niño. Cuando entreno y dibujo una verónica o un natural y cuando sueño, sueño con una faena en Sevilla, en mi plaza.

-Este año no le han tenido en cuenta. ¿Entrará en Madrid?

-En San Isidro será muy difícil. Pero a lo largo del año creo que voy a torear en Las Ventas, donde ya confirmé el 18 de agosto de 2013 -dio una vuelta al ruedo, con petición de oreja, en su segundo toro- y no he vuelto. Fue una tarde buena.

-¿Cuáles son sus objetivos profesionales?

-Ahora mismo, triunfar en México, en mi presentación. Es otro mercado y se pueden abrir posibilidades. A largo plazo, entrar en Sevilla y Madrid, triunfar y a partir de ahí a caminar, vivir y sentir... Hay que soñar con ser figura del toreo, pero antes hay que hacer muchas cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios