Evolución del cauce del Guadalquivir (III)

  • PRÓXIMA ENTREGA Miércoles, 22 de febrero.Todas las Cortas realizadas entre 1795 (Merlina) y 1981 (La Cartuja), han alterado significativamente el cauce histórico del Guadalquivir y por ello, el ecosistema, sin efectos negativos conocidos

LAS obras para facilitar la navegación del Guadalquivir han consistido, fundamentalmente, en la supresión de las numerosas curvas que antes existían en la parte alta de la ría, mediante la apertura de cauces artificiales o cortas. Con esto se consiguió acortar la longitud a recorrer por los barcos y se facilitó la navegación al no obligar a las embarcaciones a pasar por trayectos en curva, muchas veces cerradas, donde además se sedimentaban los arrastres, con la consiguiente pérdida de calado. Por orden cronológico estas cortas han sido:

, 1795: La corta Merlina, situada frente a Coria del Río, que, con una longitud de seiscientos metros, evitó un torno de diez kilómetros.

,1816: La corta Fernandina o de Borrego, efectuada aguas arriba de la Isla Menor, que sustituyó, con un trazado de 1.600 metros, el recorrido de dieciséis kilómetros que tenía el cauce natural.

, 1888: La corta de Los Jerónimos, que con una longitud de seis kilómetros seiscientos metros ahorraba trece kilómetros respecto al cauce primitivo. Las tierras comprendidas entre este cauce y la corta realizada, arrebatadas también a la Isla Menor, pasaron a formar parte de lo que se conoce como la Isla Mínima.

,1926: La corta de Tablada, entre Sevilla y la Punta del Verde, tiene una longitud de seis kilómetros y en ella están enclavados los muelles actuales y las instalaciones del puerto. Con esta obra se suprimieron los codos de las Delicias, Tablada y Punta del Verde y se acortó el cauce del río en cuatro kilómetros.

Tras el corte de Chapina, construido años después, esta zona se convirtió en una dársena que quedó fuera del cauce vivo del Guadalquivir. La corta de Tablada tuvo una gran importancia, ya que se creó, un nuevo puerto, con ochocientos metros de longitud, y el puente basculante de Alfonso XIII. Esto hizo que la mayor parte del tráfico marítimo de la capital se organizara en los nuevos muelles, de mejores características, alejándolos así del Paseo Colón y permitiendo el embellecimiento de este lugar.

, 1949: Terminación de la esclusa de la Punta del Verde, al sur, y ejecución del tapón de Chapina, al norte, con inmediatas ventajas de tipo portuario. Su fin era evitar la inundación de los muelles y la paralización de las operaciones durante las avenidas, al quedar todas las instalaciones dentro de la dársena.

, 1971: Corta de la Punta del Verde que, a diferencia de la anterior, no es recta, sino un arco de circunferencia de dos kilómetros de radio. Tiene una longitud de tres kilómetros y sólo en su parte final la navegan los barcos. Favorece la navegación en épocas de riadas al suprimir el codo tan acusado que formaba allí el río a la salida o entrada de la esclusa. Además, esta obra mejoró el desagüe del Guadalquivir en Sevilla, y, por consiguiente, las condiciones de seguridad de la población y la Vega.

Todas las cortas realizadas entre 1795 (Merlina) y 1981 (La Cartuja), han alterado significativamente el cauce histórico del Guadalquivir y por ello, el ecosistema, sin efectos negativos aparentes. La propia naturaleza ha regenerado el sistema hidráulico. Otra cosa a tener en cuenta son los efectos de la explotación abusiva de los acuíferos de las marismas y la contaminación industrial.

Con estas construcciones y otras de menor entidad se ha conseguido que la distancia de Sevilla a la boca baja del brazo Este, que antes era de ochenta y un kilómetros haya quedado reducida a sólo treinta y seis, de los que casi dos tercios corresponden a los cauces artificiales de las cortas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios