AGR Andalucía

Arias Cañete, Bruselas y Andalucía

  • La designación del ministro como cabeza de la lista europea del PP deja atrás dos años intensos en la agricultura con el broche de la PAC. Andalucía es la comunidad que se siente más perjudicada por su gestión en el Ministerio y desde la Junta parten las más duras críticas.

Comentarios 5

Por fin se desveló el secreto a voces. Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente era designado cabeza de lista a las elecciones europeas por el Partido Popular. Pese a que el ahora candidato ha jugado al desinformado, incluso a aparecer ansioso de escuchar las palabras del presidente para conocer su futuro, lo cierto es que unos días antes de desvelarse el secreto había mostrado el ya confirmado cabeza de lista del PP sus modos de contendiente en campaña electoral en un acto organizado por su partido en Málaga.

Allí comenzó a hablar como un candidato y no como un ministro al afirmar que "si nadie se queda en casa, el PP ganará las elecciones europeas", un tono que volvió a emplear en su última rueda de presa en Moncloa tras reunirse el Consejo de Ministros.

Más criticado ha sido el hecho de que, desde que se cerró el debate sobre la nueva Política Agraria Común, se hayan organizado cientos de actos con personal del Ministerio, ese departamento que no tenía ni un céntimo para ayudas a programas ni campañas agrarias, explicando las bondades de la nueva PAC y de la negociación ministerial. Todo ello completado con una campaña publicitaria en prensa, radio y televisión, aún dentro de los presupuestos de crisis donde se destacaban los 47.000 millones de fondos europeos que llegarán a España por la PAC hasta 2020.

Parece evidente que este jerezano nacido en Madrid, el ministro más rico del Gobierno, el coleccionista de coches y también el gran conocedor de la política de Bruselas y de los idiomas que se hablan en la capital europea, el ministro mejor valorado en un Ejecutivo bajo mínimos en popularidad, quiere rentabilizar un resultado de la negociación de la PAC que para muchos ha sido muy buena, aunque en Andalucía la Junta y algunas organizaciones sectoriales afirmen lo contrario. Tal vez por eso Arias Cañete ya habla de hacer una campaña "pueblo a pueblo", son los pueblos los que para bien o para mal pueden entender mejor lo que traerá la nueva PAC.

Sin duda la negociación de la PAC, que pintaba muy mal inicialmente y luego se fue arreglando, va a ser un as de Cañete, pero Andalucía puede no ser el mejor escenario de su jugada. En todo caso los agricultores no necesitan que se les convenza de la importancia de Bruselas, ya la conocen. Eso que Cañete ya tiene ganado.

Eso sí, alguna decisión queda aún pendiente sobre la PAC que debe realizar el Ministerio, venga quien venga de sustituto, y es la concreción de reparto de las ayudas una vez se conozcan las comarcas agrarias para calcular las complejas fórmulas para que cada uno conozca cuanto dinero le va a llegar de ayuda de Bruselas. Eso no se sabrá hasta que pasen las elecciones europeas e incluso hasta que los agricultores ya hayan hecho su declaración de la PAC de este año, al que no afecta la reforma aprobada.

Allá por julio tal vez se conozca la letra pequeña, con Cañete bien asentado en Bruselas y pensando qué Comisaría Europea le resulta más apetecible. Economía, Comercio y Competencia le gustan. Agricultura parece descartada porque en Bruselas prefieren que esa cartera no vaya a un país con mucho peso agrario.

En el mundo urbano Arias Cañete presentará otro mensaje, más relacionado con la Ley de Costas, su propia campechanía y el consumo alimentario. Desplegará esa desenvoltura de hombre de mundo con un toque castizo que hace que quienes le valoran mejor como político sean aquéllos que no tienen nada que ver con la agricultura y, por tanto, no saben si su gestión es buena o no. Ante ellos tirará de recursos de político que se las sabe todas y que sabe nadar y guardar la ropa en el mar lleno de tiburones en que muchas veces se convierte Bruselas.

En general Arias Cañete recibe más halagos que críticas a su gestión. El sector productor y exportador hortofrutícola español asegura que el ministro ha dinamizado la política agraria y "ha recuperado la fortaleza de España ante las instituciones europeas". Así lo ha asegurado en declaraciones a Efeagro el director general de la Federación Española de Asociaciones de Productores Exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex), José María Pozancos, que ha indicado que el ministro ha asumido "múltiples retos" y ha sacado a la política agraria española del "letargo" en el que se encontraba.

No obstante, ha lamentado que se haya excluido al sector hortofrutícola del régimen de pagos directos en la reforma de la PAC. Sí comparte, en cambio, las gestiones que ha hecho para una mejor organización de este sector productor o el Real Decreto sobre circunscripciones económicas y la extensión de acuerdos en el hortícola.

La parte crítica del sector la representa Andrés Góngora, secretario general de COAG Almería, que critica que el ministro sólo se haya dignado a visitar Almería una vez, que haya dejado fuera de los pagos directos de la PAC las frutas y hortalizas y que con la creación del Comité Mixto Hispano-Marroquí "haya dado alas a nuestro mayor y más desleal competidor". Además lamenta que no se haya interesado por la gestión de las crisis de algunos productos hortícolas y por favorecer mecanismos de regulación.

Por otra parte, el presidente de la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), Andrés del Campo, destacaba la "eficaz labor negociadora" de Arias Cañete, sobre todo ante el ministro Soria por el llamado tarifazo eléctrico para el regadío. Del Campo valoraba que se haya "involucrado personalmente en la defensa de la agricultura de regadío como garante de los alimentos básicos" y que haya sido "el gran impulsor" de la política hidrológica nacional.

La Federación Española de Industriales Fabricantes de Aceite de Oliva (Infoliva) resalta el buen trabajo de Arias Cañete durante su mandato al frente de este departamento y le califica de "buen ministro". "Arias Cañete ha defendido con firmeza al sector del aceite de oliva en el ámbito comunitario", por lo que confía en que "desarrolle en Bruselas una labor que repercuta en beneficio del producto más emblemático de la dieta mediterránea". Más elogioso que ninguno ha resultado el presidente de Asaja, Pedro Barato, que asegura que "el campo español pierde por segunda vez un gran ministro de Agricultura", y califica al ministro saliente de "magnífica persona". Barato añadía que Arias Cañete "es un hombre profesional, duro en la negociación, siempre trabajando para buscar soluciones en beneficio del sector". Desde Andalucía la organización confirma los elogios.

Por otra parte, valora especialmente el carácter reformista de Arias Cañete. "Es un hombre al que se le han pedido determinadas leyes, fundamentalmente para clarificar el sector agrario español", ha apuntado, tras subrayar que el campo ha obtenido su "compromiso".

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España, su presidente, Fernando Marcén, afirmaba de manera "contundente", que Miguel Arias Cañete "ha sido un buen ministro" y añadía que "jugaba con ventaja, porque era un gran conocedor del sector". "Ha sido un ministro volcado con las cooperativas", afirmaba Marcén. Bajo su último mandato, añadía, ha sido la primera vez en la historia de España en la que se publica una ley de integración de las cooperativas, en lo que significó un "mensaje político" claro de apoyo a estas empresas agrarias, para que cada vez sean más fuertes.

Más críticos se muestran en las organizaciones agrarias UPA y COAG. El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, señalaba que hay que valorar la gestión de Miguel Arias Cañete por la gestión "real" en el Ministerio , según comentaba en declaraciones a Efeagro. En opinión de Ramos, el ministro estuvo más pendiente de "decir lo que queríamos escuchar" en el sector agrario que en "resolver los problemas" y, entre los temas abiertos, apunta que los agricultores no conocen cómo quedarán sus ayudas en la nueva Política Agraria Común (PAC) y que continúan los abusos en la cadena agroalimentaria.

"Esperamos ahora que haga todo lo posible para revolver problemas de la agricultura española y que ésta funcione mejor", ha manifestado. Según ha recordado, UPA siempre ha pedido que los ministros o ministras del ramo "fueran personas que sepan de agricultura" y que no procedieran de otros sectores, pero en el caso de Arias Cañete "sabía demasiado", al haber estado al frente del Ministerio anteriormente, y "ha destacado más por decir lo que queríamos oír".

El secretario general de la organización agraria COAG, Miguel Blanco, es quien se muestra más crítico. Es más, "suspende" la gestión de Miguel Arias Cañete al frente del Ministerio, que califica como "muy deficiente" y afirma que "ha pasado el rodillo", pero no negociado con el sector. "No vamos a valorar una decisión del PP, que es una cuestión política, pero sí la etapa" de Arias Cañete en el Magrama, que tacha de "negativa" y "muy deficiente".

A su juicio, la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) "perjudica" a los agricultores y ganaderos y al modelo social de agricultura. "Se va a constatar que la definición de agricultor activo como perceptor de ayudas es una tomadura de pelo", porque los apoyos económicos de la PAC se seguirán concediendo de forma "desacoplada" -desvinculada de la obligación de producir- e "indiscriminada", ha añadido.

En el ámbito interno, ha criticado que Arias Cañete "ha dejado los presupuestos del Magrama en el chasis", para añadir que "al final ha dejado muestras de su talante antidemocrático, con el anteproyecto de ley de representatividad de las organizaciones agrarias, sin garantías democráticas, que será un pucherazo electoral", al servicio de "sociedades anónimas" y no de la agricultura familiar, en opinión de Blanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios