AGR Andalucía

El buen tiempo no sienta bien a la fresa

  • Caen los precios un 20% en las últimas semanas. "Estábamos pendientes de Turquía o Marruecos y se nos han colado Bélgica y Alemania", dicen en Freshuelva.

Comentarios 4

El clima benigno, más bien caluroso, de esta primavera no le ha sentado nada bien a la fresa de Huelva. De hecho ya hay muchos productores que han empezado a arrancar sus plantaciones porque mantenerlas les suponía perder dinero.

Lo cierto es que el calendario este año ha jugado una mala pasada provocando la coincidencia de la producción de fresas españolas, marroquíes y también de otros países europeos que ya suponen una seria competencia. Y eso que la campaña comenzó con buenas perspectivas sobre todo porque la producción presentaba muy buena calidad.

En las últimas semanas el sector fresero onubense, que supone el 95% de la producción española, está haciendo frente a una caída de precios que ronda el 20% respecto a campañas anteriores como consecuencia de la competencia en los mercados europeos de terceros países con producciones adelantadas por la climatología benigna del invierno.

Así lo explicaba hace unos días el gerente de Freshuelva, Rafael Domínguez, quien ratificaba que hasta el 31 de marzo la campaña "no ha ido nada bien". En esas fechas los niveles de producción eran los habituales pero las altas temperaturas han hecho coincidir en el mercado francés, clave para las exportaciones españolas y que es el que marca la pauta para otros destinos, a las fresas españolas con las marroquíes y la propia producción gala.

Y lo peor es que en las semanas sucesivas las fresas andaluzas entraban también en competencia con las producciones de Alemania, Italia, Holanda o Bélgica, ya que en este producto los rivales más peligrosos están llegando desde los países europeos.

"La benigna climatología que se ha dado durante el invierno en estos países les ha permitido adelantar sus producciones unas dos semanas", confirmaban desde Freshuelva. La consecuencia de esto es "un problema comercial" porque no se puede dar salida a la producción en las mismas condiciones que otros años en que la fresa onubense se adelantaba en los calendarios y alcanzaba buenos precios.

Y es que en los últimos ejercicios se está produciendo un incremento en la superficie de cultivo fresero en países europeos, que, en casos como el de Alemania, se sitúa en torno a un 25%. "Hemos estado más pendientes del aumento de superficie en zonas como Marruecos o Turquía y se nos han colado por el interior países como Holanda, Bélgica y Alemania", concluye Domínguez, describiendo una realidad que ahora se presenta complicada para los productores y exportadores de fresa andaluza.

Los países europeos que más fresas españolas consumen son Francia, Alemania y el Reino Unido, seguidos por el resto de mercados de la Unión Europea (UE), pero en menor proporción.

La exportación de fresa de España en 2013 se situó en 266.408 toneladas, un 7% menos que en 2012, por un valor de 467 millones de euros (-10,5%), representando Huelva el 85% del total, con 225.463 toneladas. Los principales destinos fueron, por este orden, Alemania, Francia, el Reino Unido e Italia.

En otros estados miembros de la UE y según datos de Eurostat se observa en los últimos años una tendencia creciente en la superficie cultivada de fresa, destacando el crecimiento en Alemania que pasa de 13.800 hectáreas en 2011 a 15.000 hectáreas en 2012, en Países Bajos, que pasa de 1.800 hectáreas a 2.100 hectáreas y en el Reino Unido de 4.000 a 5.000 hectáreas. El crecimiento es todavía mayor si se analiza la evolución del conjunto del sector de frutos rojos.

Precisamente esta campaña comenzó caracterizándose por una demanda "muy alta" por parte de los productores de variedades nuevas desarrolladas en Huelva como la Primoris o Antilla por sus buenos resultados.

La variedad Primoris se ha afianzado esta campaña con 46 millones de plantas y empezó su fase comercial en 2010. Es por eso que desde el sector se incide en la necesidad de trabajar en nuevas variedades de fresa.

Durante estos últimos años los productores de Marruecos han advertido que la superficie que cultivan no supone una seria competencia con España, sobre todo por sus dificultades para la exportación y por que sus costes de producción son muy elevados.

Ya en el último balance de Extenda sobre las exportaciones agroalimentarias andaluzas se advertía de las dificultades de la fresa en 2013, lo que ponía en alerta al sector que durante mucho tiempo se ha llamado el oro rojo de Huelva.

No hay que olvidar tampoco la buena aceptación en muchos países europeos de la agricultura de proximidad, algo que muchas veces inclina la balanza comercial hacia productos de origen cercano y que no necesitan un largo transporte.

España era en 2008 la segunda productora de fresa del mundo y la mayor productora de Europa. En 2009 pasaba a cuarto lugar por detrás de Estados Unidos, Marruecos y Turquía. Las últimas estadísticas publicadas en 2010, la situaba en tercer lugar y a Marruecos en la posición número 12.

Ante esta situación desde Freshuelva y Fepex se plantean la búsqueda de nuevos mercados para la fresa sobre todo con variedades novedosas y continuar con la venta de berries o frutos rojos.

Para Fepex el cultivo de las berries está adquiriendo una importancia estratégica en España y en la Unión Europea debido, por un lado, a su tendencia creciente en el consumo por sus aportaciones positivas al mantenimiento de una dieta sana y, por otro lado, a su contribución social y económica en las zonas de producción.

Más investigación

Ante la necesidad de buscar novedades para ofrecer a los mercados en un momento de tanta competencia, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), trabaja en nuevas técnicas para conseguir la producción sostenible de la fresa aplicando la biosolarización para la desinfección de suelo en este cultivo.

Según ha informado la Consejería en un comunicado, la técnica de la biosolarización se basa en la aplicación conjunta de distintas materias orgánicas al suelo, como el estiércol de gallina, más una simultánea solarización, es decir, utilizando la cubierta del suelo con plástico transparente durante un mes en verano. El equipo científico del Ifapa, que ha publicado su trabajo en la revista Agronomy for Sustainable Development, ha indicado que la biosolarización consigue rendimientos en el cultivo "comparables a los obtenidos con desinfectantes químicos convencionales", con el valor añadido de ser una agricultura "más sostenible y respetuosa con el medio ambiente". La actividad del centro Ifapa de Churriana (Málaga) está enfocada a la investigación aplicada de diferentes especies vegetales, entre ellas las fresas, aguacates, chirimoyos y cítricos.

En estas instalaciones se realizan actualmente proyectos en colaboración con diversos organismos como Universidad de Málaga, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y varias asociaciones empresariales. El centro cuenta con un Banco de Germoplasma de fresas, único en España, con más de 500 accesiones entre variedades y especies silvestres de muy diversa procedencia obtenidas desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Esta colección nacional de variedades se inició en 1988 y provee de material vegetal a diversos proyectos de investigación tanto del Instituto como de otras entidades y empresas con las que se mantienen convenios de colaboración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios