sucesos

Incautadas dos toneladas de tabaco de contrabando en una fábrica ilegal de Alcalá de Guadaíra

  • Una operación conjunta de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional se ha saldado con la detención del líder de la organización

  • Tenía deslocalizada las fases de fabricación en diferentes ubicaciones para dificultar el control

Los agentes de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional en la fábrica ilegal de tabaco de contrabando. Los agentes de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional en la fábrica ilegal de tabaco de contrabando.

Los agentes de la Agencia Tributaria y la Policía Nacional en la fábrica ilegal de tabaco de contrabando. / M. G.

La Agencia Tributaria y la Policía Nacional se han incautado de más de dos toneladas de tabaco picado en la localidad sevillana de Alcalá de Guadaíra en una operación conjunta en la que ha sido detenido un vecino del municipio como responsable de la actividad delictiva. Durante la investigación se ha requisado además a la organización toda la maquinaria necesaria para la elaboración de cigarrillos. El tabaco intervenido procedía de distintas zonas de la Unión Europea y de países terceros.

Según han informado en un comunicado, la investigación se inició cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de un envío, por parte de un individuo residente en Alcalá de Guadaíra, de gran cantidad de paquetes que contenían tabaco que se iba a realizar a través de empresas de paquetería para destinatarios repartidos por distintas provincias españolas.

Tras conocer que este individuo también era investigado por la Agencia Tributaria, se decidió la investigación de forma conjunta hasta poder constatar la forma de actuación del responsable, ahora detenido, y localizar geográficamente donde realizaba la actividad ilícita.

Una vez que recibía el tabaco en bruto era almacenado en dos contenedores y posteriormente sacado poco a poco para su procesado y manipulado. Una vez que el tabaco se separaba, trillaba y picaba, era trasladado a la vivienda del detenido, donde se entubaban los cigarrillos y se introducían en cajetillas de tabaco de distintas marcas.

El tabaco en bruto era almacenado en dos contenedores y luego sacado poco a poco para su procesado y manipulado

Los investigadores detectaron que algunas de las cajetillas se asemejaban a marcas registradas de tabaco, en las que se cambiaba una letra del nombre, pero se mantenía todo el diseño de la marca oficial. Posteriormente el tabaco, ya empaquetado o en bolsas sin empaquetar, según el destinatario, era introducido en bolsas y llevado a una empresa de transporte de paquetería para su entrega a los clientes finales.

Tras realizar diferentes registros en varios inmuebles, se pudo desmantelar toda la infraestructura establecida por el detenido, que incluía máquinas de picado de tabaco, trillado, entubado y sellado, así como una encelofanadora y todo el material necesario para el montaje y ensamblaje de las cajetillas de tabaco y confección de los paquetes que posteriormente se mandaban por transporte de paquetería.

La mercancía intervenida ha sido puesta a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Alcalá de Guadaíra y las investigaciones siguen abiertas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios