Alcalá de Guadaíra

Mata a su madre machacándole la cabeza a golpes tras una riña

  • La Policía ha detenido al presunto autor del crimen, cometido en la calle Hilarión Eslava, que habría agredido a su madre tras recriminarle ésta la hora de llegada a casa.

La vivienda en la que ocurrieron los hechos. La vivienda en la que ocurrieron los hechos.

La vivienda en la que ocurrieron los hechos. / Víctor Rodríguez

Comentarios 6

"Había ido a llevar a la niña al colegio. Al volver vi a la Policía aquí y pregunté a un vecino, que ya me contó lo que había pasado". Así contaba una mujer cómo había tenido conocimiento de que uno de sus vecinos había matado a su madre, la mañana de este martes en el piso en el que vivían en el número 8 de la calle Hilarión Eslava de Alcalá de Guadaíra.

Nadie podía pensar en un suceso así, teniendo en cuenta que la familia protagonista de este brutal crimen nunca había dado un problema en un barrio en el que llevaban más de quince años viviendo.

El presunto autor del parricidio, un chico de 19 años identificado mediante las iniciales H. W. V., no tenía antecedentes, ni siquiera por algún asunto de escasa importancia. Pocos detalles han trascendido de por qué la emprendió a golpes contra su madre, Mariana V. G., de 43 años, en el domicilio familiar.

Algunas fuentes apuntan a que la mujer recriminó a su hijo que hubiese llegado demasiado tarde (o temprano, según se mire) tras pasar toda la noche fuera de casa. Aquella reprimenda derivó en una riña que fue subiendo de tono hasta que el joven acabó con la vida de su madre machacándole la cabeza a golpes.

Algunos vecinos apuntan a la posibilidad de que el crimen fuera presenciado por la pareja del presunto parricida, que luego telefoneó a su hermano para comunicarle lo que había hecho. Habría sido este joven quien avisó a la Policía Nacional, que envió un patrullero a la calle Hilarión Eslava y descubrió el cuerpo sin vida de la víctima.

Los agentes detuvieron al presunto parricida y lo trasladaron a las dependencias policiales, al tiempo que avisaron a la comisión judicial para que ordenara el levantamiento del cadáver.

El Grupo de Homicidios se ha hecho cargo de la investigación del caso. A mediodía, la Policía seguía trabajando en el interior del piso. Un patrullero custodiaba la entrada a la vivienda y agentes de la Policía Científica continuaban inspeccionando el domicilio para determinar cómo se produjo la agresión.

El agresor y la víctima son de origen ecuatoriano, aunque tienen la nacionalidad española. Llevaban más de quince años residiendo en este barrio de Alcalá de Guadaíra, conocido como Silos. Nunca habían dado problema alguno.

Los vecinos de esta pequeña calle sin salida se encontraban consternados por lo ocurrido. Una mujer introducía a sus hijos rápidamente en su casa para impedir que vieran a los policías trabajando en el escenario del crimen. "No ha pasado nada, venga, entra rápido", apremiaba a los niños.

El cadáver de Mariana fue trasladado a la sede del Instituto de Medicina Legal de Sevilla, donde se le practicará la autopsia en las próximas horas. Esta prueba será determinante para esclarecer con certeza las causas de la defunción. El parricida permanece en los calabozos de la Policía Nacional.

¿Te interesaría recibir en tu correo las claves del día? Suscríbete a nuestra 'newsletter' y empezarás a recibirla cada mañana a primera hora

* indicates required

Privacidad *

Al suscribirme a la Newsletter confirmo que he leído la Política de Privacidad y la Política de Cookies y doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos personales con fines informativos y comerciales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios