Aljarafe

Coria: el Seprona investiga a 4 técnicos que pudieron ocultar la avería que derivó en gases tóxicos en el alcantarillado

  • La Guardia Civil ya les ha tomado declaración como investigados por un delito contra el medio ambiente y falsedad documental con daño grave a la salud

  • Se cree que no notificaron hasta que se reparó la fuga en una tubería de las instalaciones

La gasolinera que se cree que están en el origen de la contaminación de los suelos y los gases que se propagaron después. La gasolinera que se cree que están en el origen de la contaminación de los suelos y los gases que se propagaron después.

La gasolinera que se cree que están en el origen de la contaminación de los suelos y los gases que se propagaron después. / Juan Carlos Vázquez

La Guardia Civil de Sevilla está investigado a 4 técnicos, a los que ya ha tomado declaración en calidad de investigados, porque considera que pudieron ocultar la avería de la gasolinera situada junto a la barriada Guadalquivir de Coria del Río que provocó un vertido, la contaminación de los suelos y la propagación de diversos compuestos químicos volatilizados por el alcantarillado, que llegaron hasta las viviendas de la zona.

Según ha precisado en un comunicado, estos técnicos son los responsables de las inspecciones y revisiones documentales de los Organismos de Control Autorizados (OCA), de la citada gasolinera, y se les investiga por su presunta implicación en un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente y de falsedad documental con afección grave a la salud de las personas, con el resultado de lesiones a mas de 200 vecinos de la Barriada Guadalquivir de la  localidad.

Según ha informado este viernes la Guardia Civil en un comunicado, se trata de una actuación del Equipo de Investigación del Seprona, a instancias de la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Sevilla, en concordancia con las diligencias previas iniciadas por el Juzgado de Instrucción número 3 de Coria. La investigación de la llamada Operación Odores se inició tras la denuncia interpuesta por numerosos vecinos de la Barriada del Guadalquivir, por las molestias en forma de olores a hidrocarburos que sufren desde 2017 en el interior de sus viviendas, y que les han provocado diversos síntomas y dolencias físicas y psíquicas.

La Guardia Civil detectó que, en febrero de 2018, a instancias del Ayuntamiento para determinar si el vertido y los olores procedían de esas instalaciones, se realizó la inspección de una gasolinera por parte de la OCA y la empresa de mantenimiento de la misma, que consistió en pruebas de estanqueidad. En esta actuación se detectó una avería de la tubería de aspiración que transporta la gasolina sin plomo desde el deposito hasta el surtidor, la cual estaría provocando el vertido de este producto.

La inspección que iba a realizarse ese día se había había comunicado con antelación a la Administración, a través del Sistema Integral de Organismos de Control Autorizado (Sioca), como contempla la norma que lo regula. Pero fue anulada finalmente por el técnico y la anomalía no se comunicó, sino que se esperó a que fuese reparada para realizar posteriormente la inspección, la cual fue favorable, según las conclusiones del Seprona.

Con ello, según indica la Guardia Civil, "se presupone que se ocultó la existencia del vertido, sin que se pudiese determinar con exactitud el inicio del mismo, teniendo en cuenta además que la revisión periódica de los tanques y tuberías, que se realiza cada cinco años, no se realizaba desde el año 2011, algo que es asimismo omitido por los técnicos que realizaron tanto las inspecciones como la revisión documental de dicha empresa", precisa la Guardia Civil.

El Seprona ha tomado también manifestación en calidad de perjudicados a más de 200 vecinos de la barriada, quienes se ofrecieron de forma voluntaria para que personal facultativo les tomase muestras de sangre y orina.

Los efectos a la salud producidos por BTEX (benceno, tolueno, etilbenceno y xileno) son conocidos desde hace varias décadas. Las vías de exposición a estos compuestos generan "severos efectos para la salud que pueden ocurrir por ingestión de agua contaminada o por inhalación, causando efectos negativos que incluyen cáncer, lesiones hepáticas e irritación de órganos", recoge la Guardia Civil en el comunicado.

La exposición a BTEX durante un corto periodo de tiempo produce irritación de piel y problemas en el sistema nervioso por inhalación. El benceno es considerado como el compuesto más peligroso de la mezcla BTEX, y está catalogado como carcinógeno y genotóxico de categoría 1.

Según los técnicos, como consecuencia de los escapes o vertidos contaminantes de hidrocarburos tipo gasolina, gasoil y aceites minerales, se ha producido un daño sustancial a la calidad del suelo en el entorno de la referida gasolinera. Dicha contaminación ha dado lugar a un daño a la calidad de las aguas subterráneas y, por los flujos de descarga de los acuíferos y su cercanía al cauce, se produce una situación de grave perjuicio para el sistema natural Estuario del Guadalquivir, así como que se ha producido un riesgo importante de grave perjuicio a la salud de las personas con afección demostrada a los habitantes de Coria del Río.

De las actuaciones contempladas en las diligencias entregadas en el Juzgado número 3 de Coria del Río, no se descartan mas implicados en los hechos.

La Guardia Civil ya detuvo el pasado mes de septiembre a tres personas, los dos administradores y el gerente de la gasolinera, por su presunta implicación en un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales con afección grave a la salud de las personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios