Aljarafe

La Guardia Civil detiene a 3 responsables de una gasolinera por los gases tóxicos en el alcantarillado de Coria

  • El Seprona los relaciona con un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales, con afección grave a las personas

  • Una inspección detectó fugas en uno de los depósitos de hidrocarburos que, según los informes, llegaron al suelo, a los acuíferos y, en forma de gases, a las viviendas

  • No se descartan más detenciones

Inspecciones del Seprona en la Gasolinera, en una imagen difundida por la Guardia Civil. Inspecciones del Seprona en la Gasolinera, en una imagen difundida por la Guardia Civil.

Inspecciones del Seprona en la Gasolinera, en una imagen difundida por la Guardia Civil. / M. G.

La Guardia Civil de Sevilla ha detenido a tres personas, los dos administradores y el gerente, de una gasolinera situada cerca de la barriada Guadalquivir, de Coria del Río, una zona en la que durante años se han estado detectando olores en el alcantarillado que penetraban en las viviendas que luego se ha sabido que eran sustancias químicas volátiles, perjudiciales para la salud.

Las detenciones se han producido por su presunta implicación en un delito contra el medio ambiente y los recursos naturales con afección grave a la salud de las personas, con el resultado de lesiones a mas de 200 vecinos de la citada barriada.

Según ha informado el cuerpo de seguridad este miércoles en un comunicado, la operación, denominada Odores, se inició hace ya dos años a raíz de la denuncia ciudadana presentada en la Fiscalía de Urbanismo, Medio Ambiente y Patrimonio Histórico de la Audiencia de Sevilla. De acuerdo con las diligencias entregadas en el Juzgado número 3 de Coria, que instruye el caso, no se descartan nuevos implicados en los hechos.

La investigación ha sido realizada por el Equipo de Investigación del Servicio de Protección de la Naturaleza  (Seprona), a instancias de la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de la Audiencia de Sevilla, en concordancia con las diligencias previas 346/2017, incoadas por el Juzgado de Instrucción número 3 de Coria del Río, como consecuencia de la denuncia interpuesta por un numero de vecinos residentes de la barriada del Guadalquivir, por las molestias en forma de olores a hidrocarburos, que desde el año 2017, vienen sufriendo en el interior de sus viviendas, provocando dolencias tanto físicas como psíquicas, según recuerda la Guardia Civi.

En la actuaciones realizadas por la Guardia Civil se detectaron, tras mediciones realizadas en el interior de varios domicilios, la presencia de compuestos orgánicos volátiles (COV) derivados de hidrocarburos, así como Sulfato de Dimetilo (muy tóxico por inhalación). Los agentes detectan igualmente, en las proximidades de la gasolinera, la presencia de un vertido de hidrocarburos.

En los informes aportados a la Guardia Civil por las empresas encargadas del saneamiento de la localidad, Emasesa y Aljarafesa, se detecta la existencia de distintas grietas en el colector de aguas residuales de la zona, y concretamente en el paso del mismo junto a la gasolinera. La revisión de la anomalía también se hizo a instancias del juzgado, según la Guardia Civil, y se comprobó "la existencia de un vertido de hidrocarburos".

La Guardia Civil inspeccionó la gasolinera, junto con Inspectores del Servicio de Industria y Energía de la Junta de Andalucía, tanto de forma física como documental, comprobando que existen anomalías en forma de fuga en el deposito de gasolina SP/95, según precisa en su nota. Durante los meses de febrero y marzo, el Intituto Nacional de Toxicologia tomó muestras de sangre y orina a vecinos de la barriada del Guadalquivir que de manera voluntaria accedieron a realizarse las pruebas, detectándoles presencia, en bajas concentraciones, de Hexano y acetona.

Posteriormente la Guardia Civil toma manifestación en calidad de perjudicados a mas de 200 vecinos de dicha Barriada.

Según los técnicos como "consecuencia de los escapes o vertidos contaminantes de hidrocarburos tipo gasolina, gasoil y aceites minerales se ha producido un daño sustancial a la calidad del suelo en el entorno de la gasolinera. Dicha contaminación ha dado lugar a un daño sustancial a la calidad de las aguas subterráneas y, por los flujos de descarga de los acuíferos y su cercanía al cauce, se produce una situación de grave perjuicio para el sistema natural Estuario del Guadalquivir, así como se ha producido un riesgo importante de grave perjuicio a la salud de las personas con afección demostrada a los habitantes de Coria del Río", asevera la Guardia Civil.

En el comunicado, también recuerda que los efectos a la salud producidos por BTEX (acrónimo de Benceno, Tolueno, Etilbenceno y Xileno) son conocidos desde hace varias décadas. Las vías de exposición a estos compuestos generan severos efectos para la salud que pueden ocurrir por ingestión de agua contaminada o por inhalación, causando efectos negativos que incluyen cáncer, lesiones hepáticas e irritación de órganos.

La exposición a BTEX durante un corto periodo de tiempo produce irritación de piel y problemas en el sistema nervioso por inhalación. El benceno es considerado como el compuesto más peligroso de la mezcla BTEX, y está catalogado como carcinógeno y genotóxico de categoría 1.

La posibilidad de que estos vertidos y los olores que provocaban está sobre la mesa desde hace más de un año. En julio de 2019, el Ayuntamiento ya activó el protocolo de suelos contaminados e instó a la estación de servicio a hacer un estudio del subsuelo.

A pesar de todas estas conclusiones, las autoridades sanitarias han venido defendiendo que, salvo síntomas leves, la exposición de los vecinos de esta barriada no era grave para su salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios