Espartinas

Un juez suspende la ocupación del suelo para el vial con la A-49

  • La firma del acta de expropiación estaba prevista para este martes

  • Los propietarios argumentan que afecta a suministros básicos de la vivienda

  • El gobierno local prepara alegaciones 

Una imagen en la que puede apreciarse el vial ya construido y el enlace de la SE-40. Una imagen en la que puede apreciarse el vial ya construido y el enlace de la SE-40.

Una imagen en la que puede apreciarse el vial ya construido y el enlace de la SE-40. / M. G.

El juzgado de lo contencioso-administrativo número 9 de Sevilla ha suspendido cautelarmente la firma del acta de expropiación con la que el Ayuntamiento de Espartinas pretendía tomar posesión de los terrenos de la finca El Escribano que faltan para enlazar los 300 metros del vial ya construido con el nudo de la SE-40 y la A-49.

El acto estaba previsto para el martes 26 de junio, pero un auto decretó la “suspensión cautelarísima” en el último momento, como solicitó la familia propietaria, que argumenta que la ocupación le dejará sin luz y sin agua (afecta a un transformador y a la tubería de uno de los pozos de los que se abastece) y provocará un problema de seguridad, porque romperá la cerca de la finca, entre otros problemas.

El gobierno de C’s tiene tres días para alegar y asegura que los argumentos son “infundados”, ya que la reposición de esos servicios se iba a hacer cuando se iniciaran las obras. Espera demostrarlo en el documento que prepara con los servicios jurídicos de la Diputación. Ha acusado a la familia de “torpedear” esta conexión, en palabras del edil de Urbanismo, José María Fernández, consciente de que la falta de una salida desde Espartinas a la autovía es una de las grandes reclamaciones de sus vecinos, a la que no se ha logrado dar respuesta, sólo plazos incumplidos. C’s había anunciado en mayo, cuando se aprobó el nuevo expediente de expropiación, que el vial podría estar terminado este mismo año.

Los propietarios niegan que quieran torpedear nada o que se hayan negado a negociar, aunque admiten que la desconfianza es absoluta después de las “agresiones del Ayuntamiento” y la larga lista de sentencias y autos que les han dado la razón sobre las formas con las que se ha intentado lograr el terreno, que está incluido en el plan parcial del centro comercial Waterland o Aprocom.

Les pasó con las tasas urbanísticas, por más de 1,6 millones de euros, que se les quiso cobrar. Posteriormente, el plan parcial y el proceso expropiatorio fueron anulados en un auto de 28 de julio de 2017, por carecer de estudio económico-financiero que garantizase su viabilidad, entre otras cosas. En enero de 2018, el Pleno aprobó otro plan parcial, ante el que los dueños de El Escribano han presentado un segundo “incidente de ejecución de sentencia”, sobre el que todavía debe pronunciarse la sección segunda del TSJA, ya que consideran que se trata del mismo plan con pequeñas modificaciones.

Sobre las negociaciones, los propietarios aseguran que a través de sus abogados, del bufete Pérez-Marín, trasladaron que si el Ayuntamiento se hacía cargo de la reposición de esos servicios básicos de la vivienda afectados, estarían dispuestos a hablar. Pero se les negó. Además, están en desacuerdo con la valoración económica de los 9.000 metros cuadrados afectados, aunque ésto no es determinante para paralizar la expropiación. Los propietarios consideran que, con los mensajes en los que se les señala como responsables de bloquear la salida a la A-49, el gobierno local está engañando a los vecinos y a la opinión pública y advierten, además, de que el expediente de Fomento que afecta al punto en el que el vial debe enlazar con la SE-40 está caducado y archivado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios