Mairena del Aljarafe

Un parque infantil que da calambre

  • Los niños ejercen de conductores de la electricidad estática que se acumula en el suelo de césped artificial

  • El Ayuntamiento intentará 'descargar' este martes la instalación

Un vecino juega con sus hijos en el parque infantil de la calle Isadora Duncan. Un vecino juega con sus hijos en el parque infantil de la calle Isadora Duncan.

Un vecino juega con sus hijos en el parque infantil de la calle Isadora Duncan. / M. G.

En Mairena del Aljarafe hay un parque infantil que da calambre. Decenas de niños juegan a diario en los columpios del parque de la calle Isadora Duncan y a todos les ocurre lo mismo, cuando entran en contacto con otros críos o con sus padres sufren una pequeña descarga eléctrica. Es similar a la que se produce a veces en los ascensores, escaleras mecánicas o al arrastrar algún carro de la compra en alguna superficie comercial.

Todo se debe a la electricidad estática y el culpable de ello es el césped artificial que hay en el suelo del parque. Este tipo de superficie suele acumular carga eléctrica de manera natural que se libera cuando entra en contacto con otros elementos. Los niños, o los adultos que se encargan de ellos, ejercen de conductores de electricidad cuando tocan las piezas metálicas de los columpios. Esa energía se traspasa en forma de pequeños calambres con el roce de los cuerpos.

Estas pequeñas descargas no suponen ningún riesgo para la salud, pero sí entrañan una cierta molestia para los usuarios del parque, que tienen que soportar estos calambrazos cada vez que sus hijos juegan en él. El de Isadora Duncan no es el único parque infantil en el que ocurre esto. También pasa en otros de la capital que tienen césped artificial, pero algunos vecinos de esta zona de Mairena consultados por este periódico aseguran que el problema en esta instalación es diario desde al menos dos años.

El servicio de mantenimiento de parques infantiles del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe tiene previsto realizar este martes una visita a estas instalaciones de la calle Isadora Duncan para descargar la electricidad estática acumulada en el parque, según indicaron a este periódico fuentes del Consistorio de este municipio.

Los vecinos también denunciaron a este periódico el mal estado en que se encuentran otras instalaciones infantiles de la zona, en las que hay agujeros, el suelo está desnivelado y agrietado y en las que se acumula la suciedad. Igualmente, pidieron que se instale una red de protección en el estadio de fútbol para evitar balonazos. También criticaron el estado de una escombrera que hay próxima a la carretera de Bormujos, que no se limpia desde hace tiempo y en la que se han registrado varios incendios en los últimos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios