Andalucía

Espadas integra en su Ejecutiva a los secretarios provinciales que se han apartado de las batallas

  • Susana Díaz no leerá el informe de su gestión en el congreso que arranca este fin de semana en Torremolinos

Juan Espadas, junto a la secretaria provincial del PSOE de Cádiz, Irene García.

Juan Espadas, junto a la secretaria provincial del PSOE de Cádiz, Irene García. / EFE

Juan Espadas intenta que el 14º congreso regional, que comienza este fin de semana en Torremolinos, sea de unidad, y para ello está intentando que amainen las guerras en las provincias de cara a la elección de sus propios líderes. Por ello, ha comunicado que se integrarán en la nueva Ejecutiva los secretarios provinciales que han renunciado a la reelección para favorecer listas de unidad. Así, la gaditana Irene García, la sevillana Verónica Pérez, el cordobés Antonio Ruiz y el malagueño José Luis Ruiz Espejo entrarán en esa dirección, a pesar de que los tres últimos apoyaron a Susana Díaz en las primarias. Para Espadas, esto es un gesto de integración de todo el partido y debe servir de ejemplo para completar los siguientes niveles.

El congreso se celebra en Torremolinos porque allí tuvo lugar el primer cónclave de la federación andaluza, hace ahora 44 años. Es el primero al que llega Juan Espadas como secretario general, después de haber sido elegido para ello en unas elecciones primarias candidato a la Junta y, posteriormente, líder del partido. Que haya transcurrido cinco meses entre la elección y el congreso ha provocado la situación anómala de que la antecesora, Susana Díaz, se haya desligado de la dirección antes del cónclave, hasta el punto de que ni ella ni nadie de su dirección presentará el informe de gestión. 

También es el primer congreso que el PSOE celebra si gobernar la Junta, a excepción de los primeros años, en los que aún no se había constituido la autonomía. 

Las cuatro salidas de los secretarios de Cádiz, Sevilla, Córdoba y Málaga fuerzan a las distintas facciones provinciales del PSOE a alcanzar acuerdos para elegir a sus líderes. Eso es lo que pretende Juan Espadas, aunque en algunas provincias sigue la batalla. En Cádiz, el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, sigue adelante con su candidatura, lo que ha provocado que el regidor de Rota, que es una persona de confianza de Espadas, le plante cara con una lista. El roteño José Javier Ruiz Arana es una apuesta personal del líder del PSOE andaluz.  

En Sevilla, el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández, cuenta con bastantes apoyos, mientras que en Málaga la elección puede recaer en Daniel Pérez, portavoz socialista en el Ayuntamiento de Málaga. No obstante, en el PSOE malagueño hay muchos descontentos con el señalamiento de Pérez, por lo que no se descarta una alternativa. En Huelva no hay secretario porque el partido lo dirige una gestora. Maru Limón, presidenta de la Diputación, y el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, se terminarán enfrentando en unas elecciones. En Jaén seguirá Francisco Reyes. 

Los socialistas llegan a Torremolinos con el lema Somos socialistas, somos Andalucía. Espadas ya ha sido elegido, por lo que sólo resta por saber quiénes conformarán su dirección. Noel López, alcalde de Maracena, será su secretario de Organización, y ya se conoce que los cuatro ex líderes provinciales entrarán en la Ejecutiva. También se aprobará una ponencia marco a la que se han presentado 3.045 enmiendas.  

Susana Díaz no presentará el informe de gestión. Todos los cónclaves socialistas, en los que se elige a una nueva Ejecutiva, comienzan de este modo, pero el PSOE entiende que la anterior secretaria general lo dejó de ser cuando Juan Espadas fue elegido en las primarias. El anterior secretario de Organización, Juan Cornejo, sí presentó una dimisión de modo formal, pero el resto de la Ejecutiva actual, que es la de Susana Díaz, no dimitió, porque eso hubiese supuesto la creación de una gestora por parte de Ferraz.

El PSOE ha elegido Torremolinos para conmemorar el primer cónclave de la federación andaluza del partido. Desde la creación de la comunidad autónoma hasta 2018, el PSOE ha estado gobernando en la Junta, pero el congreso no contará con los tres últimos presidentes socialistas. Manuel Chaves y José Antonio Griñán no participan en los actos de partido desde que fueron condenados por la Audiencia de Sevilla por el caso de los ERE. Tampoco estuvieron en el congreso federal. 

El caso de Susana Díaz es distinto. La ex presidenta de la Junta es senadora, militante activa del partido, pero no participará ni en el acto de inauguración ni en el de clausura, y tampoco leerá el informe de gestión. Será la presidenta del comité organizador del congreso, la parlamentaria Ángeles Férriz, quien realice un informe de la situación política. En este acto inicial participará la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra. Cerrarán el congreso el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y Juan Espadas.

Ángeles Férriz explicó a los periodistas, en una rueda de prensa este martes, que Susana Díaz iría como otra persona más del partido, pero la ex presidenta tampoco es compromisaria. La ex presidenta estuvo un día en el congreso federal de Valencia, donde asistió como invitada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios