Andalucía

La Policía empieza a liberar a inmigrantes en Cádiz sin el apoyo de las ONG

  • Los centros de acogida están saturados por la oleada de pateras en el Estrecho

Varias de las personas que fueron rescatadas ayer en el Estrecho y que fueron conducidas al puerto de Tarifa. Varias de las personas que fueron rescatadas ayer en el Estrecho y que fueron conducidas al puerto de Tarifa.

Varias de las personas que fueron rescatadas ayer en el Estrecho y que fueron conducidas al puerto de Tarifa. / erasmo fenoy

Comentarios 2

No es la primera vez que ocurre ni será la última, pero no por ello deja de indignar a las organizaciones que trabajan con los migrantes. La saturación existente en los recursos de acogida ante el fuerte aumento en la llegada de pateras se ha traducido una vez más en la liberación de grupos de extranjeros sin ningún tipo de apoyo de las ONG. Frente al procedimiento habitual, que pasa por un centro de internamiento de extranjeros o la búsqueda de un recurso asistencial en la amplia red concertada con las organizaciones, grupos de migrantes salen de las comisarías sin asesoramiento ni ayuda de ningún tipo, siendo asistidos por las ONG que los detectan o a las que ellos mismos llegan por su propio pie, así como por los servicios sociales de los ayuntamientos.

Desde el pasado sábado han llegado a las costas andaluzas más de 900 personas en patera. De ellas, 618 han arribado a la provincia de Cádiz, a los puertos de Barbate, Tarifa y Algeciras. Y los recursos policiales y asistenciales se han visto desbordados.

El procedimiento ante la llegada de extranjeros de forma irregular pasa, en primer lugar, por la comisaría de Policía Nacional: allí son derivados los que llegan en patera hasta que puedan ser recibidos por el juez. Los calabozos de las comisarías están repletos: el lunes se llegaron a contabilizar en Algeciras 180 personas. En ellos, los detenidos pueden pasar un máximo de 72 horas; antes de cumplir ese plazo tienen que pasar a disposición judicial y el juez decidir el destino del migrante. Este puede ser derivado a un centro de internamiento de extranjeros (CIE); en el caso de Cádiz, está el de Algeciras y Tarifa, pero también pueden ser enviados a otras provincias. El primero está lleno; al segundo se está derivando sólo a migrantes marroquíes, que tienen garantizada su expulsión por convenio con Marruecos.

Otra alternativa es la puesta en libertad de los migrantes previo aviso a las ONG, buscando una plaza en alguno de los centros de acogida existentes. Pero éstos también están saturados y las llegadas no cesan.

Ante esa situación, la Policía Nacional está optando por dejar en libertad a grupos de migrantes sin un destino definido y sin conocimiento de las ONG. Así ha ocurrido en Algeciras, donde ayer un grupo de personas acudía a una ONG en busca de apoyo. Pero también en Jerez, donde trabajadores de Accem se encontraron ayer en la puerta de su sede a seis jóvenes subsaharianos que habían pasado la noche en la calle tras haber cumplido el tiempo máximo en la Comisaría. Un vecino llevó a otro joven a Accem tras encontrarlo en la calle y conocer su situación, y dos mujeres pudieron dormir en el albergue municipal tras su salida de comisaría y llamar a la puerta de este servicio municipal prácticamente de madrugada.

Desde el Ayuntamiento informaron que se desconocía que se pondría en libertad sin un alojamiento a estas personas. "De saberlo hubiéramos buscado soluciones antes de que durmieran en la calle", señaló la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez, quien insistió en que "el Gobierno nos debe informar".

Asimismo, un grupo de veinte subsaharianos apareció por la mañana en las calles del centro de El Puerto. Fueron los propios vecinos los que avisaron al Ayuntamiento de la situación, ya que vagaban sin rumbo y su presencia causó cierta extrañeza entre la población. Ante esta situación de emergencia humanitaria, el Gobierno local optó por llevar a estas personas al centro de emergencia social que regenta la entidad Anydes en La Florida. El problema es que este centro estaba ya saturado, aunque finalmente se optó por ubicar allí a las mujeres del grupo. En cuanto a los hombres, fueron trasladados al pabellón municipal Jóvenes Portuenses, en la zona norte de la ciudad, para que pasaran la noche y poder cenar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios