Andalucía

Valderas prepara el terreno del pacto con el PSOE con alcaldes y cargos electos

  • Asegura que en la "libreta roja" de IU no hay nombres, porque las negociaciones no han llegado a esa fase · Dice que si hay garantías de que las políticas de la coalición se cumplen, no le importará "irse" a su casa

Comentarios 1

IU está cerrando su ronda de consultas para preparar el terreno del acuerdo de gobierno o de legislatura con el PSOE, una vez descartado por completo el simple apoyo a la investidura del candidato socialista José Antonio Griñán. Después del primer sondeo a las bases y a las entidades que han participado, ayer le tocó el turno a los alcaldes y cargos públicos, en un paso más hacia esa definitiva consulta a las bases del 24 de abril. El coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, se reunió en Córdoba con ellos y les trasladó lo que el Consejo Andaluz de IU acordó el pasado viernes: que continúe el diálogo con el PSOE sobre contenidos programáticos y políticos. Pero también algo más. Las conversaciones deben ir en buena dirección, ya que apuntó: "Si hay garantías de que la política que nosotros queremos plantear se cumple, entonces a mí no me importará, incluso, irme a mi casa".

Otra prueba de que ese escenario de entrada en un Gobierno de coalición es muy posible es, después de casi dos semanas de negociación, aún no han hablado ambas formaciones de "sillones". El único que está claro que no ocupará Valderas es el de presidente del Parlamento, para el que él mismo se descartó. De hecho, su nombre no ha estado en las quinielas para ocupar ese puesto, a pesar de que lo ocupara durante la cuarta legislatura (1994-1996), conocida como el bienio de la pinza. En cambio, sí han sonado el de la parlamentaria por Córdoba, Alba Doblas, y su homólogo por Cádiz, Ignacio García, que cuenta con la experiencia de haber sido vicepresidente tercero de la Cámara durante la legislatura que acaba de concluir.

A pesar de las quinielas, Valderas insistió en que la "libreta roja" de IU está en blanco y no hay nombres, porque las conversaciones con los socialistass no están aún en esa fase y siguen centradas en políticas y contenidos. Ello implica, tal y como insistió, que no han hablado todavía, "ni nadie ha hablado de nada de sillones, ni de nada de puestos", de modo que "se puede decir lo que se quiera, se puede escribir lo que parezca oportuno, pero no hay absolutamente nada" tratado con el PSOE-A sobre reparto de cargos en un hipotético Gobierno de coalición con IU, y eso "es palabra de ley de este coordinador general", subrayó.

No obstante, los nombres se tendrán que poner sobre la mesa de inmediato, porque será el próximo jueves 19 de abril cuando se constituya el Parlamento andaluz, y ese día habrá que elegir a quienes estarán en la Mesa del Parlamento. En eso Valderas ya fue muy claro en qué partido debería ostentar la presidencia. Dijo que quien fuera a tener la presidencia de la Junta no debería tener la del Parlamento. En definitiva, si el PSOE ya tiene garantizado que Griñán va a ser el próximo presidente andaluz, a IU le quedará tener la primera pieza del organigrama parlamentario.

Valderas insistió en que en la coalición de izquierdas se está siguiendo "el proceso natural" previsto para la actual situación, de negociación abierta con el PSOE, que conllevará la consulta a las bases el próximo 24 abril, "en función de la pregunta que marque en su momento la Comisión Ejecutiva" de IU en Andalucía, teniendo en cuenta "los acuerdos que haya habido", o no, en la negociación con los socialistas.

Por eso, cuando los militantes de IU se pronuncien, "lo que salga, saldrá, y lo que salga democráticamente, como es habitual, pues se respetará, y no pasará nada", para, "a partir de ahí, todos a tirar para adelante, porque la batalla es dura y queda mucha batalla, más allá de las palabras, e incluso más allá de la palabrería".

Según defendió, su organización tendrá que actuar "con fuerza y con valentía, sabiendo que cualquier posición implicará riesgos", ya que, "si alguien piensa que ninguna posición tiene riesgos, se equivoca, pues todas tienen riesgos", de modo que el objetivo "es acertar en la más constructiva, la que más sirva en este periodo de resistencia, en este periodo de combate frente al neoliberalismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios