Política de barra | Comunidad de propietarios 'Huerta Pley'

“El PSOE es del obrero y el PP de ricos”

  • El desencanto por la corrupción o la falta de un partido en el que verse reflejado es la tónica general de un barrio de Puerto Real que sólo pide a sus gobernantes faena para los astilleros

Comentarios 32

Son las ocho de la tarde y el bar del local social de la Comunidad de Propietarios ‘Huerta Pley’, en Puerto Real, empieza a llenarse de gente. Los muchos jubilados que viven en un barrio eminentemente obrero se mezclan con quienes, aún con los monos de faena, regresan del trabajo, principalmente de los astilleros.Juan Montesinos está jubilado y, aunque confiesa que “nunca lo ha dicho”, tiene claro que “si hay que votar, yo voto al PSOE. Andalucía siempre ha sido de izquierdas y por eso lleva el PSOE gobernando 40 años”. Junto a Montesinos está José María Zaldíviar, también jubilado. Fue concejal del primer ayuntamiento democrático de Puerto Real (1979-1983) por la UCD y también parece tener las cosas claras. “El PSOE lleva 40 años en Andalucía porque los andaluces somos tontos”, espeta convencido. “No respondas así, Pepe”, le responde Montesinos. Pero Zaldívar insiste: “¿Por qué no, si es lo que pienso? Tú crees que podemos tener a una Susana Díaz, que nos ha robado a los andaluces, pensando que es tan buena? ¿No sabemos la que hay liada con los EREs?”.

El debate empieza a calentarse pero es el propio Zaldívar quien echa el freno. “Mi amigo, el alcalde mi pueblo, ese es el que vale. Mira como me tiene los jardines”, dice sonriente mientras todos en el bar se ríen. La broma, que bien podía haber sido por el verdadero estado de los jardines de la barriada, va en otro sentido. En ese momento entra por las puertas Miguel Ángel Romero, otro de los habituales del local social, y hermano del alcalde de Puerto Real, Antonio Romero. Al principio es reacio a sumarse a una charla de política, sobre todo si es en clave local, pero sí cree que, al menos en Andalucía, “el PSOE sigue por encima del PP”. Romero, intentando buscar una explicación, cree que quizás se deba a que “Felipe González era andaluz y tenía poder en el partido y el socialismo se asentó bien aquí”.

Gabi González, que se suma a la charla, no quiere saber nada de política, aunque dice que vota al PP porque “el socialismo en España ha sido una ruina. En España, en Francia y en Portugal: ruina pura”. La idea de Gabi no es popular entre quienes van llenado el bar. El socialismo está muy enraizado en un barrio obrero que mantiene un viejo discurso. “El PSOE es el partido de la clase obrera y aquí hay muchos obreros”, dice Salim Querem, español de padre jordano. “Se vota a la izquierda, que son los que buscan el trabajo, porque el PP mira por la gente de dinero”, remata.

Ese mismo discurso lo mantiene Diego Galán. “El PSOE siempre ha sido el de los obreros y el PP el que maneja un poquito más de billetes, no?”, dice sumándose a la conversación. Pero vamos, yo no entiendo de política porque nunca me ha interesado. Yo voto porque mi padre me dice: ‘vota a ese’, y lo voto”, explica entre risas para rematar con otra de las opiniones más extendidas en la charla en Huerta Pley: “Es que como roban todos, ¿a quién defiendes? Porque ni a Ciudadanos y ya ni el de Podemos, que dice que no tiene un duro y que ayuda a los demás y se compra un pedazo de chalet en Madrid. Qué tío con más cara”.

Local social de la barriada Huerta Pley Local social de la barriada Huerta Pley

Local social de la barriada Huerta Pley / C.P. (Puerto Real)

La corrupción es un tema inevitable. Alberto Rodríguez es el gerente y camarero del bar. Considera que “el PSOE habrá sido el de la clase obrera, pero vamos, que salga al PSOE o salga el PP lo que hacen es robar”. Alberto dice que no cree en la política porque, “aunque alguien tendrá que gobernar, si sale la derecha nos roban, y si sale la izquierda nos roban también”. En el debate aprovecha para hablar también de su opinión como autónomo. “Y ahora dice Pedro Sánchez que a primero de año nos van a subir a los autónomos un piquito bueno. ¡Si nosotros somos unos pobrecitos, qué le suba a los grandes empresarios!, exclama con indignación.

La corrupción también hizo que José Mari Rosendo se desencantase con el PSOE, aunque reconoce que la victoria de Pedro Sánchez sobre Susana Díaz y la “limpieza que hizo de todos los antiguos, como Felipe González”, ha hecho que le guste un poco más. No obstante, no encuentra ningún partido con el que actualmente se sienta representado. “Es más, iría un poco más allá y diría que estoy desencantado con el género humano en general”, concluye. “¡Qué profundo!”, se oye a alguien decir de fondo.

Y aunque no forman parte de la campaña política, Adriano Patrón, pensionista de Dragados, tiene un mensaje para José Antonio Griñán y Manuel Chaves. “Esos dos, que se lo han llevado todo, qué lo paguen con cárcel. El PSOE de ahora es más claro, yo creo que Susana lo está haciendo bien, por lo menos mejor que los elefantes que había antes”.

Al hablar de política en un barrio como este, se habla, inevitablemente, de empleo en general y de faena para el dique en particular. “Esto es un pueblo trabajador de los astilleros y de izquierdas”, dice José Mari Rosendo, “currante del metal, del vivero de hierro en España”, como el mismo dice.

Un hombre, vestido aún con un mono de trabajo quiere que los gobernantes se preocupen en buscar trabajo para el dique. “Lo que hace falta es que se pongan las pilas y que vengan barcos y se dejen de rollos unos con otros, con que si esto lo he hecho yo y tú has hecho no sé qué. Trabajo es lo que queremos y que se dejen de pamplinas. Si son corbetas para Arabia, pues corbetas. Si no, más petroleros, pero que no nos veamos en la calle otra vez o largándonos para Francia”, dice en tono enfadado.

Adriano Patrón interviene: “Vamos a callarnos porque aquí habitualmente no queremos hablar de política para estar tranquilos. Aquí nos tomamos dos copitas y hablamos de fútbol”, dice. Pues como empecemos a hablar de fútbol, se lía otra vez, Adriano”, responde otro de los vecinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios