Andalucía

Un paraíso lleno de vida

  • El ciclo de la vida continúa en Doñana después del incendio que arrasó con parte del entorno natural y, para comprobarlo de primera mano, nada mejor que visitarlo

Comentarios 0

Doñana siempre es un descubrimiento nuevo, sin importar las veces que se ha visitado porque cualquier lugar del Parque Natural es capaz de detentar un instante de lo fugaz, porque lo efímero es uno de sus grandes atractivos. El movimiento de las dunas, los animales e incluso los cambios que se producen en las plantas es la prueba de que están vivos.

Si hace unas semanas el fuego dañaba parte de su entorno natural de Doñana e incluso hería ostensiblemente parajes tan llenos de luz como Cuesta Maneli, en Mazagón o el propio camping Doñana; como no podía ser de otro modo en una zona en la que todo respira vida, se han renudado las visitas turísticas en un esfuerzo por recuperar la normalidad lo antes posible tras el destructivo paso del fuego.

El parque sigue siendo el paraíso natural de la Unión Europea y la gran reserva de la Biosfera en la costa oeste de España. Todo este entorno natural se mantiene como uno de los principales destinos de los viajeros que buscan más allá del sol y la playa.

Los visitantes buscan, sobre todo, la variedad de paisajes existentes en el entorno. El Coto del Rey, el Abalario y el pinar de la Algaida albergan extensos pinares de pinos piñoneros y un denso matorral mediterráneo que proporcionan un hábitat adecuado al lince ibérico y a diversas especies de rapaces como el águila imperial.

Otro punto de interés del espacio se encuentra en el sistema de dunas fósiles del Asperillo que discurre paralelo a la costa. En la playa está el impresionante Acantilado del Asperillo, declarado Monumento Natural .

Una de las empresas que organizan las visitas es el grupo Thursa, que todos los domingos junto con la Cooperativa Marismas del Rocío, y la colaboración del Círculo Empresarial de Turismo y del Patronato de Turismo de Huelva, organizan visitas al interior de Doñana. Una ruta que recoge viajeros alojados en los diferentes hoteles desde Ayamonte a Matalascañas para recorrer el corazón de Doñana con guías especializados.

Doñana sigue siendo destino preferente de los miles de turistas que disfrutan del contacto directo con la naturaleza. La posibilidad de realizar senderismo sin excesiva dificultad es otro de los atractivos que ofrece el entorno.Destaca el sendero Charco del Acebrón. También es posible realizar cicloturismo; desde Matalascañas parte un carril bici que discurre entre pinares y matorral mediterráneo y finaliza en una antigua torre almenara, ya en ruinas, denominada el Pico del Loro. Si la marea lo permite, para el recorrido de vuelta nada mejor que utilizar la playa. En el poblado forestal de Cabezudos hay una pista forestal adecuada para la bicicleta que llega hasta Abalarios, donde un paisaje de lagunas estacionales combinadas con madroños, alcornoques y helechos, compensan el pedaleo.

Por último, está el Barco Real Fernando (visitas concertadas y guiadas) que navega por el Guadalquivir desde Sanlúcar hasta el antiguo poblado de la Plancha, ya en el espacio natural.

Otras opciones más elaboradas y bajo control de la administración del espacio protegido, son la posibilidad de realizar rutas en todo terreno con guía intérprete, conociendo tanto el patrimonio natural como los usos tradicionales -apicultura, usos forestales, pesca, caza o carboneo-, que permite apreciar algunos boliches y chozos de carboneros y algún que otro poblado forestal que salpica el territorio -Bodegones, El Abalorio o Los Cabezudos-.

Además, la relación de Doñana con los asentamientos humanos está presnte en las torres almenaras de la costa, como las de Carboneros, Zalabar y Pico del Loro, todas ellas construidas en el siglo XVI como defensa de piratas y corsarios.

Por otro lado, todos los jueves desde junio hasta septiembre a las 19:30 de la tarde Compuertas ofrece la posibilidad de contemplar la puesta de sol sobre Doñana desde las salinas de Proasal.

Para poder hacer la visita es necesario hacer una reserva en la página web de la empresa Compuertas, existiendo la posibilidad, para grupos mayores de 12 personas, de concertar la visita en un día distinto a los estipulados oficialmente. El precio de esta actividad es de 6 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios