Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Cine español para una cuarentena

La Filmoteca Española en casa

  • Filmoteca Española se suma a la difusión online gratuita de su catálogo restaurado con ‘90 minutos’ (1949), el filme de Antonio del Amo que transcurre en un sótano londinense durante el asedio nazi en la II Guerra Mundial.

Va a venir bien sentarse a pensar durante esta cuarentena en la labor de ciertas instituciones en esta época de descrédito de lo público, muy especialmente la de aquellas que se mueven en las maltratadas esferas de la Cultura o el cine, este último constantemente sometido a agresiones en lo que respecta a su (falso) carácter subvencionado y demás falacias siempre torticeras, malintencionadas e ignorantes vertidas a la opinión pública por algunos irresponsables.

En España, aunque siempre algo maltrecha y sometida a numerosos abandonos y crecientes recortes financieros, tenemos una Filmoteca que, ahora bajo la dirección técnico-artística de Josetxo Cerdán y Carlos Reviriego, además de su labor centralizada en la sala del Cine Doré de Madrid a la hora de ofrecer ciclos y sesiones de indudable calidad, también atiende puntualmente a esa tarea fundamental de preservar, restaurar, catalogar y sacar a la luz pública el patrimonio cinematográfico de nuestro país, que es lo mismo que decir una parte esencial de nuestro patrimonio cultural e histórico del siglo XX.

La iniciativa 'Doré en casa' pondrá gratuitamente online algunas de las últimas restauraciones de Filmoteca Española

Y es precisamente ahora, como consecuencia de este parón de toda actividad pública y social, cuando la Filmoteca sabe también ponerse al servicio de las circunstancias para dar a ver online y de forma totalmente gratuita algunos de esos trabajos restaurados que ayudan a entender mejor nuestro pasado y, de paso, nuestro presente, en esa doble medida de lo histórico que el cine siempre otorga a sus productos, destinados a un comercio efímero en su gestación, pero luego ya parte de un legado a poco que estos se conserven en las condiciones adecuadas.

Es el caso de 90 minutos (1949), el curioso filme de Antonio del Amo que, después de la minuciosa restauración de su única copia en 35mm a cargo de María Muñoz Fernández, veía finalmente la luz en su versión íntegra en 2018 y puede disfrutarse ahora en abierto gracias a la iniciativa de urgencia, llamada Doré en casa, que promete ir sumando nuevos títulos inéditos a este feliz aterrizaje virtual que esperemos no sea sólo coyuntural. Una película que cuenta en sus créditos con algunos nombres esenciales del cine español de aquellos días sombríos, desde el propio del Amo, cineasta comunista represaliado por el franquismo y que luego haría carrera comercial dirigiendo a Joselito, Antonio Molina y Raphael, al mítico director de fotografía Juan Mariné, último superviviente de aquella generación republicana, el compositor Jesús García Leoz, Manuel Mur Oti, otro cineasta esencial (Cielo negro, Orgullo, El batallón de las sombras) de los 50 y 60 que aparece aquí como guionista, o un por entonces joven Fernando Fernán-Gómez en un papel secundario.

Del Amo y su equipo rodaron por las noches en los mismos decorados de Estudios CEA donde Ruiz-Castillo filmaba otra película

Juntos pergeñaron una rareza poco conocida que trata precisamente de un encierro forzoso, el confinamiento en un refugio de un grupo de vecinos de un edificio londinense (porque estamos en Londres durante los bombardeos nazis de la Segunda Guerra Mundial y nuestros personajes tienen nombres y apellidos ingleses) recreado en los mismos decorados de los estudios CEA que durante las jornadas diurnas utilizaba Arturo Ruiz-Castillo para el rodaje de El santuario no se rinde.

90 minutos conformaba así un peculiar equipo de disidentes internos del régimen y de la industria del cine español y, de paso, hablaba en clave metafórica de una guerra perdida tras la que algunos, como el propio del Amo, quedarían condenados al silencio con tal de mantener su actividad profesional.

Entre las cuatro paredes de ese sótano, 90 minutos juega con una cuenta atrás por el oxígeno, con una trama de suspense, con el retrato coral de personajes estereotipados e incluso con un parto accidentado y un romance incipiente para desplegar algunos gestos de estilización (especialmente en lo lumínico, en los encuadres y en algunos interesantes movimientos de cámara) que sacan indudable provecho de las limitaciones tanto del argumento como del decorado único.