creed II: la leyenda de rocky | crítica

Stallone prosigue su redención

Sylvester Stallone, actor y coguionista en esta secuela de 'Creed'. Sylvester Stallone, actor y coguionista en esta secuela de 'Creed'.

Sylvester Stallone, actor y coguionista en esta secuela de 'Creed'.

Confesémoslo: en el ya lejano 1976 vimos Rocky con cierta sorna (aunque su banda sonora de Bill Conti nos gustó) y a quienes nos interesaban esas cosas nos indignó que le arrebatara el Oscar a la mejor película nada más y nada menos que a Taxi Driver, Todos los hombres del presidente y Network, que aquel buen año eran sus competidoras, mientras su director, Avildsen, le arrebataba la estatuilla a Lumet, Pakula y Bergman. No nos faltaba razón. Pero he aquí que 43 años después el mito de Rocky sobrevive, la película original se ha convertido en un clásico del cine popular y tras seis secuelas Stallone ha tenido la virtud e inteligencia de redimirse con el spin off “Creed”, un más que digno regreso de Rocky como figura secundaria que le valió a Stallone un Globo de Oro y una nominación al Oscar como actor de reparto. ¡Y esta vez con toda justicia!

Ahora llega la secuela de Creed (que es también secuela de Rocky IV) y Stallone, otra vez, acierta. Se le debe respeto porque más allá de los estiramientos de sus éxitos Balboa y Rambo, del “no me siento las piernas” y de su no muy gloriosa filmografía ha tenido la capacidad de reinventarse y dignificarse como su fuera el mismísimo Rocky negándose a tirar la toalla pese a estar machacado. Y gana por asaltos este largo combate iniciado en 1976.

No debe ser casual que en esta película Rocky se lleve a Adonis Creed a un destartalado santuario en el desierto, el lugar donde los combatientes renacen, para devolverle el respeto hacia sí mismo y entrenarlo para su definitivo combate con Viktor Drago. Sí, el hijo de Apollo Creek contra el hijo de Ivan Drago. Derrota, lucha, venganza y discursos sobre la dignidad, la honra y el respeto. Menos sobria que Creed, más volcada en el espectáculo un punto desmadrado, esta secuela no carece de enjundia con una pizca de tragedia y épica. El mérito es de Stallone actor (y muy bueno aquí, como en la anterior) y guionista coescribiendo con Ryan Coogler (director de Creed y ahora posible multi oscarizado por Black Panther) y el joven director de breve filmografía Steven Caple Jr.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios