cómics

800.000 puestos de trabajo

  • Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo (1986), última serie creada por Francisco Ibáñez, en la que se muestran las desventuras sufridas por tres parados de larga duración

Los protagonistas de la serie. Los protagonistas de la serie.

Los protagonistas de la serie.

En 1985, Editorial Bruguera se acercaba a su triste final. La suspensión de pagos condujo a la marcha de los autores, despojados de sus propios personajes, ya que Bruguera, durante el franquismo, los registró a su nombre y no al del autor.Por tanto, Ibáñez se veía obligado a crear una serie que fuera capaz de competir con Mortadelo y Filemón. Francisco Ibáñez recala en Editorial Grijalbo, donde en 1986, nace la revista Guai!, para la cual, Ibáñez crea las series Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión sin empleo y 7, Rebolling Street. Estas dos series son las últimas de las casi 40 creadas por Ibáñez. Son, por tanto, obras de madurez, en las que el autor vuelca su larga experiencia.

Chicha, Tato y Clodoveo, de profesión, sin empleo es un título con rima, antigua costumbre de Bruguera que Ibáñez había respetado en Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio, Mortadelo y Filemón, agencia de información, etc.

Ibáñez suele reflejar la realidad que le rodea en el contexto de sus historietas. Corría el año 1986, y Felipe González aparece en Chicha, Tato y Clodoveo con su histórica promesa de crear 800.000 puestos de trabajo. Ibáñez retrata el desempleo español de la época mediante su humor característico, presente en toda su obra.

Los protagonistas son Tato, el bajito del trío, tan miope como Rompetechos, haciendo una crítica a la discriminación laboral que se sufre si se tiene una minusvalía; Clodoveo, como Mortadelo, un maestro del disfraz, aunque solamente en los primeros números, y Chicha, una chica marchosa, con cresta punk, aunque viene de familia aristócrata. El grupo se completa con el gato Salmoneto, siempre hambriento. Se conocen en la cola del paro, y deciden unir fuerzas. El trío es una tabla rasa para desempeñar los más variados oficios, que siempre terminan en catástrofe, con los tres de nuevo en la cola del paro.

La cola del paro es un recurso cómico en la serie, por los comentarios de los parados acerca de anteriores trabajos o por su aspecto estrafalario. Aunque no pudiera legalmente dibujar a sus personajes de Bruguera, Ibáñez los coloca como secundarios. Así, Mortadelo y Filemón aparecen limpiando coches o en la cola del paro.

Chicha, Tato y Clodoveo son parroquianos de un bar, donde los protagonistas recurren a mil argucias para irse sin pagar. El dueño se llama Joro, por lo que a la entrada dice Joro Bar.Esta serie está a años luz del Mortadelo apócrifo que publicaba la agonizante Bruguera: los guiones encadenan un gag tras otro y la calidad gráfica está al nivel de lo mejor de Ibáñez en Bruguera, con muchos detalles en segundo y tercer plano. Las acuarelas embellecen la página.

Sus aventuras fueron publicadas por entregas en Guai!, y en álbumes en Tope Guai! (algunas también en cartoné). Once aventuras se publicaron en álbum en España: Una vida perruna (1986); Pero... ¿quiénes son esos tipos? (1986); El negociete (1986); El cacharro fantástico (1987); A por la Olimpiada 92 (1987); El arca de Noé II (1987); Gran hotel (1987); A Seúl en un baúl (1987); ¡Mogollón en la granja! (1987); Los sanitarios (1987) y Viajar es un placer (1987).

En diciembre de 1987, la revista Guai! pasa a las manos de Ediciones B (el nº 81 es el último editado por Grijalbo) y, en 1988, Ibáñez regresa a la revista Mortadelo Semanal para dibujar a su pareja de detectives. Guai! y Mortadelo Semanal ya no han de competir, sino que son publicaciones hermanas.

Las siete historias que salieron desde de 1988 (no recogidas en álbumes en España, pero sí por entregas en Guai!) las realizan apócrifos, al volver Francisco Ibáñez a Mortadelo y Filemón. En Alemania sí se publicaron todas las historias en álbumes, aunque algunas fuesen apócrifas.

Desde entonces, Francisco Ibáñez se dedica en exclusiva a los agentes de la TIA. Solamente seguirá dibujando Chicha, Tato y Clodoveo para las portadas de Guai! En enero de 1990, tras 175 números, desaparece la revista Guai! y, con ella, su serie principal.

No obstante, Chicha, Tato y Clodoveo hacen un cameo en el álbum Mortadelo y Filemón: El 35 aniversario (1993) y Chicha también aparece en el álbum Mortadelo y Filemón: Su vida privada (1998). En 2009 y 2010, Ediciones B reunió los 11 álbumes de Ibáñez en dos tomos de Súper Humor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios