Contenido Patrocinado

Un menú con mucho donde elegir

Un menú con mucho donde elegir Un menú con mucho donde elegir

Un menú con mucho donde elegir

La variedad en la gastronomía onubense es tal que podemos elaborar menús muy variados de cara a las fiestas de Navidad. Si apostamos por el pescado, las verduras y las hortalizas, no nos equivocamos.Aunque aún quedan unas semanas para las fiestas gastronómicas de Navidad, Año Nuevo y Reyes, conviene ir pensando en un menú adecuado a estas fiestas.

Si nos vamos a pasar con platos y postres, lo ideal es buscar la fórmula eligiendo productos variados que se complemente unos con otros. Y para ello, la cocina onubense es la más adecuada.

Preparada para cualquier fecha del año, la gastronomía de la tierra pone sobre la mesa una serie de productos que son tradicionales de cualquier Navidad. Y por encima de todos está la gamba blanca e incluso también la gamba arrocera si queremos preparar un cóctel de mariscos. Los langostinos, las bocas, las patas o las coquinas al ajillo completan una apuesta de éxito centrada en el marisco.

1-pic-s1-3101469 1-pic-s1-3101469

1-pic-s1-3101469

Otro plato estrella evidente es el jamón de Huelva, con denominación de origen de Jabugo. Conviene preparar varios platos porque la calidad de un producto que procede de cerdos de raza ibérica es más que evidente y se acaban pronto. Y como complemento, la mojama de atún.

1-pic-20131210055311S4490P4 1-pic-20131210055311S4490P4

1-pic-20131210055311S4490P4

A partir de ahí, nos damos otra vuelta por la provincia y podemos optar por el Ajo Gañán de la Sierra de Aracena o la Raya al pimentón, típica de Ayamonte, por aquello de seguir con un menú de la tierra.Si nuestra apuesta es el pescado, además de la raya, los mercados de abasto de nuestra provincia ofertan lubinas y rodaballo de calidad y que harán un buen papel en la mesa navideña.

No obviemos la potencia de nuestras huertas, para una ensalada que nos refresque el estómago o que complementen pescados y carnes.

Y como postre mazapanes, polvorones, alfajores o gañotes elaborados por nuestras pastelerías de referencia o, si nos atrevemos a hacerlos en casa, los pestiños o el potaje de castañas.