Fútbol | División de Honor Álex Rubio, el héroe del ascenso de la Rociera que debutó en Primera

Álex Rubio, durante su época en el Linense. Álex Rubio, durante su época en el Linense.

Álex Rubio, durante su época en el Linense. / Erasmo

Es triste, pero a veces de estos equipos no se acuerda nadie a no ser que en alguno milite algún ex jugador conocido por el gran público, por lo general canteranos de Sevilla o Betis que debutaron en el primer equipo y que, tras dar muchas vueltas en su carrera, acaban en el equipo de su pueblo o de su barrio para matar el gusanillo.

En Segunda B o Tercera División suele ser más habitual, pero más abajo ya suele convertirse en un rara avis, aunque los hay. Por ejemplo, un ilustre en Primera (Sevilla y Osasuna) como Lolo, un gran gregario en el Sevilla europeo de Jiménez, jugó la temporada pasada en el Bellavista, de la Primera Andaluza de Sevilla.

Y en esa misma categoría, pero en la Peña Deportiva Rociera, se hinchó a meter goles Alejandro Rubio Brito, un espigadísimo delantero nacido en San Fernando que brilló en la cantera del Sevilla entre 2010 y 2012 hasta llegar a debutar en Primera División de la mano de Míchel ante el Rayo en Vallecas (0-0) en la temporada 12-13. "No queréis cantera, pues ahí tenéis", dijo entonces el madridista, que hizo debutar a Deivid y Alberto Moreno y amagó con Campaña.

Junto a Míchel en el Sevilla FC. Junto a Míchel en el Sevilla FC.

Junto a Míchel en el Sevilla FC.

Álex Rubio, con 26 años, ha sido noticia esta pasada semana por el ascenso del Rociera a División de Honor, teniendo una participación muy importante y decisiva en las semifinales del play off con un gol en el minuto 90 ante el Morón que metió a los nazarenos en la final.

El delantero además se dio a conocer en aquel equipo juvenil del Sevilla que con Diego Martínez conquistó la Copa de Campeones. Fue el máximo goleador nacional de la categoría (empatado con el céltico Santi Mina) y dio luego el salto al Sevilla Atlético convirtiéndose en un atacante de una extrema capacidad física para la presión. En el filial fue cayendo a la banda para convivir en el once con Carlos Fernández y llegó a ser un delantero codiciado a nivel nacional pues muchos clubes miraban a la cantera sevillista.

Sin embargo, sus agentes dieron (en mi opinión) un paso en falso llevándolo a Chipre, al Omonia Nicosia, y ahí empezó a perderse todo lo mucho que había apuntado. Palop lo rescató para el Alcoyano y después pasó por el Linense, por el Badajoz (donde dejó gran huella), UCAM Murcia, por el Cacereño y por el Linares, su último destino, en Tercera.

Sin embargo, la pasada campaña decidió volver a casa (hace tiempo que por el destino profesional de su padre vivía en Dos Hermanas) y ayudar al PD Rociera, aunque fuera en una categoría tan baja como la Primera Andaluza. Y tanto que lo ha hecho. Alex Rubio anotó 16 goles en 25 partidos para dejar al equipo auriazul en la primera plaza de la tabla. 

Rubio, en la semifinal ante el Lora. Rubio, en la semifinal ante el Lora.

Rubio, en la semifinal ante el Lora.

En el play off disputado en La Rinconada fue el gran protagonista, desde su posición en la banda izquierda, de la semifinal ante el Morón en un final de infarto. Con 0-1 en contra de los nazarenos, falló un penalti a falta de dos minutos para el final y cuando la eliminación se mascaba, cazó un balón para poner con la derecha el 1-1 que clasificaba al Rociera para la final por su condición de campeón. Se cruzó todo el campo en la celebración. Ya en la final, los de Juan Olea se medían al Lora, al que vencían con un gol de Diego Varela y celebraban el ansiado ascenso.

Con un fútbol muy característico, muy directo y efectivo, la PD Rociera, que hace algunos años (2015) disfrutó de sus mejores años en Tercera, comparte la alegría del ascenso y estará en el grupo 1 de División de Honor con Bollullos, Puerto Real y Montilla de los grupos de Huelva, Cádiz y Córdoba.

De aquel equipo que jugó en Tercera aún queda un clásico como el meta Rivas, hermano del ex central ex bético, y con Álex Rubio sigue la tradición de tener un ilustre sevillista. En aquellos años un medio centro con una zurda sublime como Marco.

El fútbol...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios