Deportes

Daniel Alves y la transición, sus orgullos

Con curiosos en Madrid preguntando sobre sus avatares en los despachos y en el mercado, Monchi confesó que el descubrimiento de Daniel Alves, que llegó al Sevilla cedido con una opción de compra muy baja y que fue vendido al Barcelona por más de 40 millones de euros, es el fichaje del que más enorgullece. "El fichaje ideal por todo lo que supuso fue el de Dani Alves, pero hay uno que marcó un antes y un después y fue Poulsen, porque se lo quitamos, entre comillas, al Milan. Ahí fue cuando nos dimos cuenta de la importancia que estaba cobrando el Sevilla", expresó el de San Fernando, quien también fue interrogado por el fichaje que considera el chasco más sonado en su historia como director deportivo. Sin embargo, no nombró a ninguna de las decepciones que podrían pensar los aficionados, sino que dijo que el "peor" ha sido "cuando nos hemos salido de nuestra hoja de ruta y nos hemos dejado influir", precisó.

Por su parte, en el caso de Castro, la normalidad en el cambio en la presidencia tras la convulsa salida de José María del Nido es el logro del que se siente más orgulloso. "Un cambio en la cúpula en cualquier institución, sobre todo si es inesperado, siempre genera turbación. Es normal, incluso razonable. Y aún más si el que se va goza de un currículo casi inigualable. Por tanto, el gran reto de este presidente cuando asumió su cargo era evitar un descabezamiento de la entidad. Generar un clima de tranquilidad entre todos los empleados de la casa", rememoró el presidente sevillista, quien reincidió en esta idea: "El objetivo era que cada uno se dedicara a realizar su trabajo de la mejor forma y que no cundiera el pánico. Porque de ahí, a la tragedia, hay sólo un paso. [...] Sin embargo, evidenciamos que el Sevilla tenía unas estructuras fuertes, con pilares sólidos".

Entre sus decisiones, Castro citó la renovación de Emery "en un momento complicado, con el equipo atravesando una situación delicada" y convencer a José María Cruz para que volviera a la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios