Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Ujpest-Sevilla | Previa

Mejor si es un bolo estival

  • El Sevilla afronta la vuelta contra el histórico Ujpest húngaro con la tranquilidad que dan siempre cuatro goles de ventaja

  • Machín sigue repartiendo minutos y no quiere confianzas

Pareja y Carriço, junto a Arana, en el aeropuerto antes de partir hacia Budapest. Pareja y Carriço, junto a Arana, en el aeropuerto antes de partir hacia Budapest.

Pareja y Carriço, junto a Arana, en el aeropuerto antes de partir hacia Budapest. / Juan Carlos Vázquez

Segundo compromiso oficial para el Sevilla en el curso 2018-19 y nada que ver con las sensaciones con las que afrontó el primero. El rival sí es el mismo, el histórico Ujpest húngaro, un equipo que llegó a ser uno de los punteros del continente hace ya muchos años, pero que ahora está muy lejos del nivel mínimo competitivo para recorrer estos caminos tan exigentes. El escenario varía, faltaría más, pero lo que sí queda registrado es el 4-0 que materializaron Jesús Navas y compañía en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Está claro que semejante diferencia, de no mediar una catástrofe cercana incluso a un movimiento telúrico, debe ser más que suficiente para que los sevillistas superen la llamada Q2 de su competición fetiche, de esa Liga Europa en la que lucen con orgullo máximo el mayor número de trofeos conquistados por ninguna otra entidad balompédica del continente. Hay quien lo ha calificado como un trámite, pero existe una expresión propia de esta época que tal vez pudiera ser mejor incluso: podría tratarse de un bolo veraniego a las orillas del Danubio en Budapest, pero y qué, mucho mejor para el Sevilla si es así.

La excesiva relajación por el 4-0 de la ida podría convertirse en el mayor enemigo de un Sevilla que debe darle mucha seriedad al choque

Al choque, pues, llegan los blanquirrojos con una ventaja más que considerable, pero en fútbol nunca conviene regodearse en los resultados de los partidos de ida y sí es mucho más aconsejable afrontar estas segundas citas casi como si tratara de la primera y todo fuera a echar a rodar. Así que nada de confianzas y sí tratar de darle un mayor rodamiento a las piezas para que la máquina que está conformando Machín siga engrasándose.

Después de un año jugando fuera de sitio como ‘nueve’ puro, Muriel podría desempeñar una función de interior que tal vez le venga mucho mejor

A la espera de la llegada de futbolistas que deben tener un peso específico dentro de la plantilla, el técnico soriano sí podrá darle los primeros minutos del verano a los últimos en llegar, en concreto a tres de los mundialistas. Sin el danés Kjaer, que no formaba parte de los 20 futbolistas para que se acelere su puesta a punto física, los argentinos Banega y Mercado, además del colombiano Muriel, viajaron con el resto de la expedición hasta Budapest y dictamina la lógica que deberán comenzar su rodaje más en serio en este compromiso contra el Ujpest. Interesante sería, entre otras cuestiones, ver el rendimiento que puede atisbarse de Muriel si su nuevo entrenador lo coloca en esa posición más cercana a un interior al lado del punta de la línea de tres más avanzada. Es un lugar en el que el colombiano sí ha jugado en más ocasiones a lo largo de su carrera futbolística y tal vez podría incrementar su nivel durante el curso que ahora comienza a andar.

Son cuestiones que se podrían ir viendo mejor en los tradicionales partidos amistosos de todos los veranos, pero el fútbol actual está montado así y el Sevilla debe disputar siete citas oficiales, seis ya con la litigada la semana pasada, si logra jugar las tres eliminatorias de la Liga Europa, a las que se añadirá la final de la Supercopa española en Tánger. El problema, en estos partidos, es que el reglamento establece sólo tres cambios en los mismos y las pruebas se ven muy reducidas por ese motivo.

Lógicamente, el rodaje de quienes no participan es menor y también les cuesta más lograr la puesta a punto adecuada, pero también hay que tener en cuenta que el Sevilla no juega desde el pasado jueves y desde entonces todos sus futbolistas, también los titulares en ese primer envite continental, únicamente se han dedicado a los entrenamientos en la ciudad deportiva. Será Machín, por supuesto, quien deba encargarse de repartir las cargas de trabajo entre toda la plantilla, algo para lo que también debe ayudar bastante el amistoso fijado para el próximo sábado contra el Extremadura.

Mientras se sigue casi más pendiente del mercado, este Ujpest-Sevilla comparece con la obligación de sellar el pase a la penúltima ronda previa. Ahí esperan o el Vadoz o el Zalgiris y a seguir acumulando esfuerzos. ¿Un bolo veraniego?Ojalá, deben pensar todos los sevillistas sin excepción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios