Deportes

Reto para no dormirse en los laureles

  • El plantel debe pasar página ya por el chasco de la Copa y centrarse en una segunda vuelta más suave.

Comentarios 6

Media docena de puntos más ante el Barcelona, con la consiguiente victoria, habría llevado directamente al Cajasol a la Copa del Rey. El condicional, la posibilidad, no se convirtió en real y el equipo de Aíto García Reneses se llevó el chasco por el buen partido realizado ante un grande y por cuadrar los demás resultados para que los pipiolos del club hispalense se hubieran clasificado para el torneo en detrimento del Iberostar Tenerife. El domingo por la tarde-noche se tirarían de los pelos los cajistas, pero hay que pasar página y pensar en una segunda vuelta que empieza ya, este sábado, con el enfrentamiento casero ante el Gipuzkoa, otro de los apeados de los ocho elegidos después de estar medio curso entre los mejores.

Cierto es que los sevillanos disputarán un total de nueve encuentros a domicilio y ocho caseros en los próximos 17 compromisos, aunque en la primera repartieron las alegrías, cuatro y cuatro, entre los duelos en San Pablo y los que ejercía de visitante. El calendario, en cualquier caso, se presenta algo más suave ahora que antes, siempre a priori, pues afrontará choques muy complicados fuera (Unicaja, Laboral Kutxa, Real Madrid, Valencia, Barcelona) pero tienen mejor pinta lo que disputará en Kansas City (Murcia, Valladolid, Estudiantes e incluso Joventut).

El discurso de algunos jugadores está más centrado en atar la permanencia -tres o cuatro triunfos pueden valer estando el decimosexto con cinco y el decimoséptimo con cuatro-, pero es evidente que tras evaporarse la Copa habiendo tenido ocasión de jugarla el plantel va a ir a por todas en busca del play off.

Aíto tratará de que no cunda cierto desánimo a su joven tropa y que sirva esa decepción final en acicate para atrapar más victorias y subir puestos en la tabla. Los hispalenses, undécimos empatados con los novenos, están a un triunfo del sexto, CAI, y algo más alejados, a tres, se encuentran el Unicaja y el Herbalife Gran Canaria. Algunos de los equipos que han brillado en la primera vuelta pueden pinchar a partir de ahora, algo que no debe ocurrirle a un Cajasol que ha adquirido la experiencia necesaria para afrontar el segundo turno de la competición con visos de ir mejorando partido a partido y no tener tantos altibajos.

No dormirse en los laureles pueden garantizar el premio de la fase por el título, un hito para esta plantilla que arrancó la temporada con un promedio de 22 años. En la pasada campaña el corte para disputar el play off quedó marcado en 18 triunfos (Obradoiro) y más o menos por ahí deben ir los tiros cuando la fase regular concluya en mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios