real betis

Una advertencia de peso

  • "No puedo mandar un mensaje de tranquilidad, porque la situación no es para estarlo", asegura Oliveira · El brasileño pasa página y pide mejor actitud colectiva

Comentarios 7

Sólo lleva tres partidos en su regreso a Heliópolis, pero el predicamento alcanzado por Ricardo Oliveira en el vestuario está a la altura del rendimiento que ha empezado a exhibir dentro del campo. El brasileño, que ha vuelto más comprometido que nunca, como el propio Paco Chaparro repite a cada momento, no quiere que el equipo caiga en una espiral negativa. Y su experiencia de la temporada pasada con el Zaragoza le convierte en voz autorizada para dar un toque de atención al vestuario.

"No veo cómo tranquilizar el ambiente. No podemos estar tranquilos en esta situación. Hay que estar atentos y sabiendo lo que nos estamos jugando. Los rivales que tenemos por debajo se han acercado y ahora es el momento de apretar y ganar partidos. No hay mensaje de tranquilidad, porque no podemos estarlo. Hay que levantarse, espabilar y empezar a ganar partidos", afirmó con rotundidad Oliveira, con un discurso expuesto con mesura, pero en el que dejaba claro el sentir de un peso pesado del vestuario bético.

Oliveira conoce bien estas situaciones. El Zaragoza de la temporada pasada comenzó con aspiraciones incluso superiores a las de este Betis y acabó en un descendo muy doloroso. El brasileño no extrapola aún ambas dinámicas, pero avisa de la dificultad que podría entrañar prolongar la mala racha de resultados. "No me recuerda a esta situación, es algo distinto. Fue una experiencia mala y dura y en la conciencia de todo el equipo debe estar que la cosa se pondrá más difícil si nos metemos abajo. Jugamos bien ante el Sevilla y el Barcelona y pésimo ante el Madrid, por lo que debemos recuperar ese buen juego de los otros dos partidos", que incluso intentó sacar una lectura positiva a la derrota del sábado, al menos en el aspecto de que debe ser un aviso: "El equipo entró en el partido pensando en otra cosa y pasó lo que pasó. Tiene que servir como alerta, tenemos que apretar y salir con hambre. No hay que echar la culpa a uno u otro, es del equipo. No estoy de acuerdo con el entrenador cuando dice que fue el culpable, porque somos los jugadores".

Los mensajes de Oliveira no sólo se lanzaron para el futuro, sino que el brasileño lamentó la actitud exhibida ante el Madrid. "Yo no puedo hablar por los pensamientos de mis compañeros, cada sale al campo a su manera. Yo lo hago con ilusión de hacer las cosas bien, jugar y ganar. En el vestuario se habló de que era posible ganar al Madrid pero partiendo desde el sacrificio. Nos faltó actitud y comunicación en el campo. Hemos hablado de lo que hicimos y sabemos que debemos volver al camino marcado en los otros partidos. Hay que sacar provecho de la derrota para no repetir más esos errores", aseguró el delantero, que incluso puso como ejemplo las tres tarjetas amarillas que ha recibido en otros tantos partidos, para demostrar la actitud con la que sale al césped: "No se tratan de tarjetas tontas sino que son por intentar quitar el balón o frenar a los rivales. Tendré que estar más atento para no perjudicar al equipo en el futuro. Puede ser las ganas que tengo de ayudar, estoy en el campo y sufro demasiado. Cuando acabó el partido no quise hablar ni con mi señora, no quería hablar con nadie y apagué los móviles. Yo soy así".

La última recomendación de Oliveira no podía tener otro objetivo que el partido ante el Villarreal, donde considera que se tiene la oportunidad de pasar página definitivamente. "Tenemos que ganar como sea y partiendo desde el trabajo, el sacrificio y colocando el colectivo por encima de lo individual. El Villarreal es un buen equipo, pero nosotros también lo somos y tenemos una gran necesidad de triunfos. Yo no soy el salvador, ni vengo a revolucionar, pero entro en el campo a hacer bien las cosas. Uno solo no puede hacer nada y se necesita la respuesta de todos. Debemos preparar bien esta semana y no repetir los errores ante el Villarreal", afirmó Oliveira. Y bien hará el vestuario verdiblanco en recoger los avisos del delantero, el que más sabe de estas situaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios