Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Deportivo· informe técnico

No bastó con el buen plan inicial

  • Los de Emery se despersonalizaron con los cambios y con el repliegue ordenado tras el descanso La presión alta y el dominio del juego aéreo permitieron tomar ventaja

El esfuerzo realizado contra el Athletic obligó a Unai Emery a tomar decisiones desde la misma convocatoria, lo que también repercutió en un once donde sólo repitieron tres de los titulares del pasado jueves. Con esa revolución, el plan inicial del técnico sevillista sí dio sus frutos, lo que permitió tomar ventaja aprovechando las virtudes que se exhibieron tanto en el apartado defensivo como en el ofensivo.

Pero el fondo de armario esta temporada no ha acabado de funcionar como se esperaba, sobre todo cuando las energías escasean y Emery incluso tira de la cantera para terminar el partido. El Sevilla acabó despersonalizado, sin tener claro donde debía plantarse y eso lo aprovechó el Deportivo, que mutó tras el descanso para dejar en nada el experimento del arranque con cinco defensas, para igualar la contienda sin tampoco ejercer un dominio abrumador.

Defensa

No pasó apenas apuros la zaga en los primeros 45 minutos por la presión alta que ejercieron jugadores que no suelen desgastarse en esa función. Reyes, Banega y Konoplyanka acompañaron a Iborra y Fernando Llorente para que el Sevilla asfixiara la salida de pelota del equipo gallego, que tardó 15 minutos en lograr su primera combinación. Cristóforo se multiplicaba en las coberturas, mientras que los centrales, Carriçao y Kolodziejczak, apenas concedían metros a Lucas Pérez para que aprovechara su velocidad al espacio.

Pulse en la imagen para ampliar

La salida de la caseta tras el descanso ya dejó un Sevilla distinto, que replegó sus líneas para comenzar la presión en su propio campo y siempre disminuyendo en intensidad. Los cambios no ayudaron a recuperar el ritmo inicial y el Deportivo, con un cambio táctico y un jugador más de toque como Cani, se sintió más cómodo con la pelota hasta lograr el empate.

Ataque

El Sevilla ejecutó a la perfección el plan inicial. La recuperación en zonas adelantadas acortaba la distancia entre sus jugadores. Además, la idea estaba clara con la búsqueda aérea de Iborra y Fernando Llorente. Escudero, Reyes, Konoplyanka, Banega... Los jugadores sevillistas bombardearon por alto el área deportivista y el Sevilla sacó rédito con el tanto de Iborra y pudo ser mayor si el riojano hubiera estado más acertado en el remate.

Los movimientos de piezas de Emery tampoco resultaron en ataque. Banega, que acabó casi de segundo delantero, se quedó sin socios, pese a las buenas maneras de Curro en su estreno. Konoplyanka, intrascendente, dejó escapar otra oportunidad y el Sevilla, que tuvo un arreón final de coraje, apenas inquietó a Manu en ese tramo del partido que ya marcaba el 1-1.

Virtudes

El esfuerzo inicial para recuperar en zonas adelantadas. El dominio aéreo de Fernando Llorente e Iborra, que pusieron en jaque a la zaga visitante.

Talón de aquiles

El equipo acabó pagando tanto cambio en el once. La segunda unidad apenas resistió una hora y la tercera -Curro, Juan Muñoz...- está muy verde.

UNO POR UNO

Sergio Rico Con decisión en el juego aéreo.

Coke Apenas se desdobló en ataque.

Carriço Siempre atento a la velocidad de Lucas Pérez.

Kolodziejzak Sólo el pero del gol del Deportivo, donde le cogieron la espalda.

Escudero Con energía para llegar arriba y buscar centros al área.

Reyes Aplicado y con la idea clara para conectar con los delanteros. Se fue lesionado. 

Banega Más retrasado, al final se quedó sin socios para combinar.

Cristóforo Cuando el equipo dio el paso atrás se sintió más incómodo.

Konoplyanka Intrascendente e intermitente en un día para él.

Iborra Un gol y mucho incordio a la zaga rival.

F. Llorente El equipo lo buscó más y salió su versión más poderosa. Le falló el remate.

Curro Detalles de calidad en la combinación y la conducción. 

Juan Muñoz Bullicioso pero poco eficaz.

NZonzi Le costó asegurar más la posesión, lo que demandaba el encuentro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios