Coosur Real Betis

Ahora los aplausos los dan ellos

  • Nacho Martín, cuya novia es personal sanitario, no falla a las 20:00 para homenajear "a los héroes"

  • Los jugadores de la plantilla del Coosur Real Betis, confinados en familia, solos o con sus parejas

Nacho Martín. Nacho Martín.

Nacho Martín. / José Ángel García

Hace ya casi un mes desde que las canchas se silenciaron por la suspensión de la Liga Endesa a causa de la pandemia del Covid-19. La ACB estableció la fecha del 24 de abril como el punto de partida para pronunciarse, pero la dejó sin efecto para "analizar en las próximas semanas la evolución de la crisis sanitaria para tomar decisiones". A nivel deportivo "el objetivo de reanudar la competición se mantiene intacto” por parte de la ACB, que "analizará junto a los clubes la mejor manera de conseguirlo, asegurando siempre la salud de todos los participantes".

Parada la competición sine die, el confinamiento, parece, se prolongará más allá del 12 de abril, de manera que la plantilla del Coosur Real Betis seguirán cumpliendo las normas del estado de alarma, cada uno a su manera en sus particulares confinamientos.

Albert Oliver se ejercita en su casa. Albert Oliver se ejercita en su casa.

Albert Oliver se ejercita en su casa. / M.G.

Quizá el que tuvo más suerte fue Albert Oliver. El base tomó un vuelo a Las Palmas cuando se conoció la cancelación de la jornada 24 de liga para pasar unos días con su familia. En ese fin de semana el Real Decreto que establecía el Estado de Alarma lo cogió en la isla, pese a que tenía billete de regreso a la capital andaluza, de manera que allí sigue trabajando para mantener la forma. Pablo Almazán es el otro que está fuera de Sevilla, en su caso en su Granada natal. Cerca de su familia y los suyos, pero solo en casa.

Borg hace ejercicios durante el cofinamiento. Borg hace ejercicios durante el cofinamiento.

Borg hace ejercicios durante el cofinamiento.

Sipahi, el otro base de la plantilla, lo "pasó mal" en los primeros días del confinamiento, pero su pareja pudo volar hasta la ciudad hispalense y con su novia "estos difíciles momentos se pasan mejor, aunque en continuo contacto con la familia", que sigue en Turquía.

Nacho Martín realiza ejercicios físicos. Nacho Martín realiza ejercicios físicos.

Nacho Martín realiza ejercicios físicos. / M.G.

También están acompañados de sus parejas Borg y AJ Slaughter, mientras que Green, el último fichaje que le devolvió el pulso a la competición al Coosur, pasa estos días solo. Desde el club reconocieron que alguno de los extranjeros pidió al inicio de todo volver a su país, pero una vez pasados los días y viendo cómo se ha extendido la pandemia en todo el mundo consideran que haberse quedado en Sevilla "fue la mejor medida". Conger también se ejercita de manera individual, como un Nacho Martín que cada día a las 20:00 no falla a la ahora de aplaudir. "Todo el personal sanitario está demostrando que son los verdaderos héroes del país", afirma el vallisoletano con su novia, Marina García, anestesista en la Fundación Jiménez Díaz, siempre en la cabeza: "La situación es muy dura. A diario tiene que ver nuevos enfermos y pacientes. Y tras largas guardias después se va a su casa sola". Los aplausos del pucelano son para ella y todos "los héroes", que no son los que jornada tras jornada saltan a algún campo de juego.

Obi pedalea en la bicicleta estática. Obi pedalea en la bicicleta estática.

Obi pedalea en la bicicleta estática. / M.G.

Obi, en su segundo año en la ciudad, también pasa el confinamiento en solitario, no así Whittington, muy activo en las redes sociales con vídeos en los que se muestra junto a su familia haciendo ejercicios de baloncesto. Los tres pívots, Jerome Jordan, Izundu y Niang, también están solos en Sevilla, aunque cada tarde, a través de la aplicación Zoom, todos se conectan para entrenarse juntos bajo la tutela del preparador físico verdiblanco, Arnau Moreno, que los tiene finos y activados con sesiones individuales por la mañana y en grupo por la tarde.

AJ Slaughter, en acción. AJ Slaughter, en acción.

AJ Slaughter, en acción. / M.G.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios